Coronavirus SARS-CoV-2​: síntomas, prevención, tratamiento…

26 marzo 2020 0
coronavirus.jpg?fit=768%2C380&ssl=1

El coronavirus 2019-nCoV o SARS-CoV-2 continúa propagándose por el mundo mientras se adoptan medidas para frenarlo. Conoce los síntomas, prevención y tratamiento de COVID-19, así como la respuestas a tus dudas más habituales

El nuevo coronavirus SARS-CoV-2 (inicialmente 2019-nCoV, también conocido popularmente como coronavirus chino o coronavirus de Wuhan) –que provoca una infección denominada por la OMS como COVID-19 (enfermedad por coronavirus 2019 nCoV)– ya ha infectado, con datos del 25 de marzo, a más de 425.000 personas y causado la muerte de casi 19.000 personas, ha llegado, además de a China (81.600 afectados y 3.163 fallecidos), a 196 países como Italia (más de 69.000 casos y 6.820 muertes), España (47.610 casos y 3.434 fallecidos), Estados Unidos (55.000 casos), Alemania (33.500), Irán (más de 24.000), Corea del Sur, Japón, Australia, Vietnam, Singapur, Francia, Suiza, Malasia, Canadá, Reino Unido, MéxicoBrasil o Ecuador, y podría continuar propagándose porque se transmite de persona a persona con una alta facilidad, a través de las gotitas nasales o del contacto con superficies infectadas.

De hecho, el gobierno de esta nación puso en cuarentena la ciudad de Wuhan (epicentro del brote, con 11 millones de habitantes), y nadie podrá salir ni entrar hasta nuevo aviso. En otras multitudinarias ciudades cercanas también se adoptaron medidas para tratar de evitar una epidemia de lo que popularmente se conocía como neumonía de Wuhan y posteriormente ha sido bautizada por la OMS como COVID-19. Pero finalmente, y apesar de que los gobiernos locales de otras urbes de gran tamaño decidieron cancelar los festejos públicos previstos con motivo del año nuevo para evitar que la infección se propagara, esta acabó convirtiéndose en una pandemia mundial.

Las cifras de afectados y fallecidos siguen en aumento cada día. La Universidad Johns Hopkins (EE.UU.), recopilando datos de la OMS, CDC, NHC and Dingxiangyuan ha publicado un mapa interactivo donde puede verse en tiempo real los casos confirmados y el número de muertes en cada región.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha elevado a “muy alto” el riesgo del coronavirus con origen en Wuhan, el 30 de enero declaró la situación de Emergencia de Salud Pública Internacional, y el 11 de marzo cambió la denominación de epidemia a pandemia, es decir de alcance mundial. Pero, ¿por qué es tan contagioso este coronavirus como para provocar una pandemia a nivel global? ¿Cuáles son sus síntomas y nivel de letalidad? ¿Cómo se transmite? ¿Qué medidas de prevención podemos implementar para frenar su expansión en regiones tan distantes de China como Europa o América Latina? ¿Cómo afecta a las embarazadas, lactantes o a las mascotas?

Respondemos a las dudas más frecuentes sobre el nuevo coronavirus de China 2019-nCoV:

¿Qué es un coronavirus?

El SARS-CoV-2​ o 2019-nCoV es un coronavirus –que se llaman así porque al observarlos con el microscopio se ve que están rodeados por una especie de corona– de la misma familia de virus que pueden causar desde patologías leves como el catarro común, a infecciones graves como el MERS (síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio) –que se detectó por primera vez en Arabia Saudí–, o el SARS (síndrome respiratorio agudo severo), que acabó con la vida de unas 800 personas en un brote que se inició en Cantón (China) en 2002. Un nuevo coronavirus es una nueva cepa de coronavirus que no se había identificado previamente en humanos.

¿Cuáles son los síntomas de COVID-19 y cómo se transmite?

Este patógeno se transmite por el aire y afecta principalmente al aparato respiratorio superior, provocando la enfermedad bautizada por la OMS como COVID-19, una especie de neumonía (se le empezó a conocer también como neumonía de Wuhan), que incluye síntomas como fiebre, tos seca, malestar general y fatiga, y en algunos casos problemas respiratorios (disnea o dificultad para respirar) después de haber viajado a Wuhan o otras regiones en riesgo alto (Corea del Sur, norte de Italia, Japón, Irán, España o Singapur) o bien haber tenido contacto directo cercano con alguien que estaba enfermo.
Los CDC definen tener ‘contacto cercano’ como estar dentro de la misma habitación o área de cuidado en una distancia de entorno a 1.8 metros, por un periodo prolongado y sin ropa de protección, o bien  “tener contacto directo con secreciones infecciosas” de una persona con el virus. No obstante, un estudio reciente apunta que el virus podría transmitirse hasta una distancia de 4,5 metros.
La mayoría de los pacientes (el 80%) experimentó una enfermedad leve. Aproximadamente, el 14% experimentó una enfermedad grave y el 5% ha enfermado de manera más grave. En los casos más graves, la infección puede causar neumonía, síndrome respiratorio agudo severo, insuficiencia renal e incluso la muerte.

La infección por 2019-nCoV tiene un periodo de incubación de entre uno y 14 días, en los que el paciente no presenta síntomas (de ahí la dificultad para controlar su transmisión), y puede afectar a personas de cualquier edad, aunque parece que las más vulnerables a presentar síntomas graves o a fallecer por su causa son los adultos –el 70% de los afectados hasta ahora son mayores de 40 años, según la OMS–, especialmente mayores de 60 años, que padecen patologías previas, o personas con el sistema inmune debilitado. De momento, aunque hay sospecha de ello, se desconoce si podría haber individuos infectados asintomáticos.
Otra posible vía de transmisión del coronavirus son las heces de un infectado, según ha revelado un nuevo estudio realizado por investigadores chinos que se ha publicado en Journal of the American Medical Association (JAMA). Estos científicos han descubierto que 14 pacientes de un total de 138 (10%) experimentaron náuseas y diarrea uno o dos días antes de que aparecieran la fiebre y los problemas respiratorios. Además, el primer paciente diagnosticado con nCoV en Estados Unidos también expulsó heces blandas antes del diagnóstico y el virus se detectó en sus deposiciones.

¿Cuál es el origen del coronavirus SARS-CoV-2?

Desde el principio se sospechaba que el virus había pasado de algún animal presente en un mercado mayorista de mariscos, aves de corral, serpientes, murciélagos y otros animales de granja, de la ciudad china de Wuhan (capital de la provincia Hubei), donde se inició el brote, a un ser humano. Un estudio publicado el 22 de enero en Journal of Medical Virology señala que el posible reservorio y su fuente de contagio original podrían ser las serpientes –específicamente el krait chino y la cobra china–.
Los investigadores analizaron y compararon las secuencias genéticas del 2019-nCoV y otros coronavirus conocidos; esto reveló que el nuevo coronavirus se asemeja más a dos ejemplos de coronavirus SARS de China, lo que en principio sugería que, al igual que el SARS-CoV y el MERS-CoV, los murciélagos podrían ser el huésped original del 2019-nCoV, pero cuando realizaron un análisis bioinformático más detallado de su secuencia de ADN comprobaron que en este caso podría tener su origen en las serpientes.
La posibilidad de que el pangolín pudiera ser uno de los animales intermediarios que propiciaran su expansión parece haberse descartado.

¿Cuál es el índice de letalidad del COVID-19, la enfermedad por coronavirus?

Hasta ahora se considera que este nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) es menos agresivo que el SARS-CoV que origina el SARS, y que desencadenó una epidemia en 2002-2003 en la que se infectaron más de 8.000 personas, especialmente en China, Taiwán, Singapur y Canadá, resultando letal para alrededor del 10% de sus víctimas. Teniendo en cuenta los últimos datos proporcionados por el gobierno chino el virus de Wuhan habría afectado ya a cerca de 80.000 personas, de las que más de 2.800 han fallecido, por lo que la tasa de letalidad del COVID-19 se sitúa entre el 2% y el 4% en las regiones chinas más afectadas, y de 0.7% fuera de estas zonas. Estos datos sugieren por tanto que en torno al 97% de los afectados se curan sin mayores problemas.
Para ponerlo en perspectiva, el del ébola supera el 50%. mientras que la última campaña de gripe en España causó en un año 525.300 casos (6.300 muertes). También se debe tener en cuenta que muchas personas tienen la enfermedad de forma asintomática, por lo que estas infecciones no se contabilizan, y en el caso de que así fuera la tasa de letalidad de COVID-19 se reduciría.

Como ha explicado a WebMd el doctor Jim Le Duc, director del Laboratorio Nacional de Galveston del Centro Médico de la Universidad de Texas, las características del nuevo coronavirus que provocan más alarma es que se puede transmitir entre seres humanos, su capacidad para matar al paciente, y el hecho de que se trata de un virus nuevo, lo que significa que no ha habido tiempo para desarrollar inmunidad.

¿Cómo prevenir el contagio del coronavirus SARS-CoV-2?

Las medidas de prevención que se deben adoptar para evitar contagiarse con el nCoV son en realidad similares a si se tratase de cualquier otro virus que afecta al aparato respiratorio, como los que causan el catarro o la gripe:

  • No acudir a lugares cerrados donde se concentre un gran número de personas.
  • Lavarse correctamente las manos y no tocarse con ellas mucosas de ojos, nariz y boca si no se han limpiado previamente.
  • Cubrirse con un pañuelo desechable para estornudar (y tirarlo después) o con el codo. También se puede usar una máscara médica (aprende más sobre qué tipos de mascarillas son más eficaces para prevenir el coronavirus).
  • Ventilar el hogar o el lugar de trabajo.
  • Evitar viajar a las zonas donde se hayan registrado casos, aunque oficialmente por ahora no se recomiendan restricciones en este sentido.
  • Cuando visites mercados con seres vivos, evita el contacto directo sin protección con animales vivos y superficies en contacto con animales.
  • Cocinar bien la comida, sobre todo la carne.
  • Adoptar precauciones especiales para proteger a los más vulnerables a desarrollar síntomas graves por COVID-19, como los adultos mayores o los pacientes con patologías crónicas. En este sentido, en España el Ministerio de Sanidad ha elaborado en colaboración con el IMSERSO una guía de actuación para las residencias de la tercera edad y centros sociosanitarios.

¿Cómo se trata la enfermedad por coronavirus COVID-19?

El tratamiento del nuevo coronavirus está orientado a aliviar las molestias que sufre el enfermo –como analgésicos o antintérmicos– y a limitar el riesgo de que se produzcan complicaciones, especialmente si el paciente tiene alguna otra enfermedad. Actualmente no existen vacunas ni terapias específicamente diseñadas para combatir esta infección con origen chino.
La Organización Mundial de la Salud ha elaborado una guía con las pautas de actuación para atender a los infectados destinada a los trabajadores sanitarios, que también informa sobre lo que no se debe hacer en estos casos, y en la que las medidas recomendadas se estructuran en los siguientes apartados:

  • Identificar y clasificar a los pacientes con síndrome respiratorio agudo severo y síntomas que indiquen que pueden estar infectados por nCoV (en el documento se ofrecen datos para diferenciar esta infección de otras patologías respiratorias que son leves).
  • Establecer de inmediato medidas de prevención y control de la infección para evitar su propagación.
  • Administrar tratamiento de apoyo (como terapia con oxígeno y antimicrobiana) a los enfermos, y monitorizarlos para vigilar su evolución.
  • Recoger muestras para el análisis en el laboratorio, donde se buscará la presencia de bacterias que causan neumonía y sepsis.
  • Controlar la insuficiencia respiratoria.
  • Manejar el shock séptico (problema de salud que impide que los órganos y tejidos reciban el aporte de oxígeno y nutrientes que necesita y conduce a la muerte celular y el fallo orgánico y puede causar la muerte del paciente).
  • Prevenir o reducir la incidencia de complicaciones (como la neumonía asociada al soporte ventilatorio, la infección por catéter, las úlceras por presión, o el tromboembolismo venoso).
  • Proporcionar terapias específicas contra el nCoV.
  • Seguir indicaciones especiales en el caso de las pacientes embarazadas.

¿Cómo afecta la infección por SARS-CoV-2 a las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia?

Las mujeres embarazadas se consideran un grupo de riesgo frente a la infección por coronavirus, como también lo son en el caso de otras infecciones del aparato respiratorio como la gripe, pero los resultados de los pocos estudios realizados hasta ahora en gestantes revelan que no hay evidencia de que exista transmisión vertical del SARS-CoV-2 de la madre al feto.
Sí es posible, sin embargo, que la madre contagie el virus al recién nacido al toser, como se ha podido comprobar, por lo que las madres con COVID-19 que amamantan a sus bebés deben tomar todas las precauciones posibles para evitar transmitirles la enfermedad, extremando para ello la higiene, como el frecuente y adecuado lavado de manos. A pesar de ello, los expertos no recomiendan interrumpir la lactancia materna, salvo que así lo indique el médico.

¿Cómo afecta el COVID-19 a bebés y niños? ¿Pueden transmitir el coronavirus?

En un principio se observó que bebés, niños, e incluso adolescentes, eran menos propensos a contraer la infección por SARS-CoV-2. Aunque los expertos no sabían la razón, una de sus hipótesis es que en realidad sí se infectan, pero permanezcan asintomáticos, o con síntomas muy leves. Además, el hecho de que entre la población infantil haya una incidencia muchísimo menor de patologías que pueden complicar o agravar la enfermedad por coronavirus o COVID-19, como son las enfermedades cardiovascularesrespiratorias o autoinmunes, o la diabetes, también los hace menos susceptibles a experimentar síntomas graves.
Sin embargo, ya se han confirmado casos tanto de bebés como de niños infectados –en el primer caso probablemente en el entorno familiar–, y el 17 de marzo fue ingresado en la UCI del Hospital Materno Infantil de Málaga un pequeño de pocos meses en estado grave a consecuencia de padecer patologías previas.
Por ello, y porque los menores asintomáticos también podrían constituir una forma de transmisión del virus a personas que desarrollaran la enfermedad en su forma más grave, es muy importante adoptar todas las medidas de precaución indicadas por las autoridades sanitarias para proteger a nuestros hijos de la infección por coronavirus.
De hecho, la Sociedad Española de Neonatología ya ha elaborado un documento en el que explica lo que se sabe hasta ahora de la transmisión del virus al bebé por parte de sus progenitores u otra persona cercana contagiada, así como la toma de muestras para el diagnóstico, y establece una serie de recomendaciones para prevenir la infección por SARS-CoV-2 en recién nacidos.

Infección por SARS-CoV-2 en España, ¿cuánto podría durar la transmisión del coronavirus?

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) consideraba en los primeros días que existía una probabilidad moderada de que se produjeran casos importados en la Unión Europea en individuos que viajan hacia y desde Wuhan (tres aeropuertos de la UE tienen conexiones de vuelo directas con esta ciudad).
En España, el informe elaborado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) del Ministerio de Sanidad consideraba en el inicio de la crisis que el riesgo de que el coronavirus se introdujera en el país era “muy bajo”, por carecer de aeropuertos con vuelos con conexión directa a Wuhan y no ser esta ciudad un destino turístico habitual, y porque la transmisión persona a persona del virus “es limitada y se asocia a un contacto estrecho”. Pero, a raíz de la detección de once casos importados en España (uno en La Gomera y otro en Mallorcacuatro en Adeje (Tenerife), dos en Barcelona, dos en Madrid y uno en Villareal (Castellón)) Fernando Simón, en declaraciones realizadas el 26 de febrero, sugirió elevar a ‘moderado’ el riesgo en aquellas zonas con casos importados registrados.

Las características más alarmantes del nuevo coronavirus es que se transmite entre personas, puede ser letal, y se trata de un virus nuevo, por lo que no ha habido tiempo para desarrollar inmunidad

Por todo ello, también advierte que se evite “el contacto cercano con personas que padezcan infecciones respiratorias agudas”, y que las personas con síntomas de infección respiratoria aguda mantengan una distancia de alrededor de un metro, se cubran la boca y la nariz cuando tosan o estornuden con pañuelos desechables o con el codo, y se laven las manos con frecuencia. 
En marzo se cambió el escenario en comunidades con mayor riesgo de transmisión comunitaria (Madrid, La Rioja y Vitoria), imponiendo medidas más restrictivas, como el cierre de colegios y otros centros sociales, sobre todo los destinados al ocio o aquellos donde se reunieran personas mayores. Sin embargo, esto no ha sido suficiente, y el pasado 14 de marzo el Gobierno español declaraba el estado de alarma e imponía una cuarentena de 15 días en todo el país.
A 23 de marzo ya había casi 30.000 casos confirmados de personas infectadas en España y 1.813 fallecidos, y aunque según declaraciones en rueda de prensa de Fernando Simón: “nos estamos aproximando al pico máximo de contagios por coronavirus Covid-19, y la tasa de crecimiento se va a ir reduciendo paulatinamente”, el Gobierno ha decidido prorrogar la cuarentena 15 días más, extendiéndola hasta el 11 de abril. 

¿Cómo está afectando el coronavirus a los países de América Latina?

Cuando se tuvo conocimiento sobre el brote de coronavirus en China, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), sucursal de la Organización Mundial de la Salud en las Américas, emitió recomendaciones generales y solicitó a los gobiernos de estos países que incrementasen la vigilancia para identificar a las personas con enfermedades respiratorias agudas, e informar a los profesionales médicos sobre el brote de coronavirus procedente de China y las pautas de actuación si observaban un caso sospechoso.
Además, la OPS pidió que se extremasen las precauciones ante el flujo de viajeros procedentes de China con motivo de las celebraciones de año nuevo, y que las personas que se desplazasen a la ciudad de Wuhan no entrasen en contacto con individuos con síntomas de enfermedad respiratoria, ni acudiesen a lugares donde hubiese animales de granja o salvajes.
El primer caso de coronavirus en América Latina se produjo en Sao Paulo (Brasil) el 26 de febrero pasado; se trataba de un paciente de 61 años procedente de Lombardía con síntomas leves similares a los del coronavirus de origen chino. Actualmente ya se han confirmado casos de COVID-19 en 13 países de América Latina: Argentina (donde el 7 de marzo se produjo el primer fallecimiento en la región de un infectado por SARS-CoV-2, un varón de 64 años que acababa de regresar de un viaje a Francia), Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, Honduras, México, Panamá, Perú, República Dominicana y Paraguay.
A partir del 11 de marzo, además, cinco países latinoamericanos –Colombia, Perú, Chile, Guatemala y El Salvador– prohibirán la entrada a personas que procedan de alguna zona epidémica o les exigirán que se sometan a una cuarentena preventiva, una medida especialmente destinada a controlar a los viajeros que residan o hayan estado en Italia, España, Francia o China.
Lamentablemente ninguna de estas medidas ha evitado la introducción del virus en la región, y actualmente en todos los países de América Latina, con excepción de Haití, ya se han detectado casos de coronavirus. El pasado 18 de marzo, los gobiernos de Nicaragua y El Salvador –dos de los pocos países que se habían librado hasta ahora del COVID-19– confirmaron los primeros positivos por SARS-CoV-2 en sus territorios, aunque en ambos casos parece que se trata de personas que volvieron infectadas de un viaje al extranjero.

Argentina se ha convertido en el primer país de la región en declarar la cuarentena, que estará vigente desde la medianoche del jueves 19 de marzo hasta el 31 de marzo, y que supone que toda la población debe quedarse en casa y salir únicamente por causas justificadas como la adquisición de alimentos y medicamentos. En el momento en el que el presidente Alberto Fernández anunció el decreto ya se había identificado 128 casos, y el objetivo es ralentizar el ritmo de contagios.
Esta semana Brasil –que es el país de Latinoamérica que registra más infecciones por coronavirus (unos 300 casos)– también ha reconocido su primera muerte por COVID-19. El Gobierno brasileño prevé, además, que los pacientes graves que necesiten hospitalización aumenten significativamente, y está trabajando para ampliar el número de camas y profesionales en las unidades de cuidados intensivos. Respecto a las medidas para evitar la propagación del virus varían en los diferentes Estados, y aunque la mayoría de los centros educativos han suspendido las clases en Río de Janeiro y São Paulo, el comercio funciona todavía y hay empresas que no han adoptado el teletrabajo ni han distribuido a su personal en turnos. El Gobierno de São Paulo (epicentro del coronavirus en Brasil) anunció el 18 de marzo la clausura de gimnasios y centros comerciales hasta el 30 de abril.
En México, sin embargo, a pesar de que ya se han confirmado 164 casos y un fallecimiento, el Gobierno solo ha recomendado a sus ciudadanos que se queden en casa, pero sin imponer medidas que limiten los movimientos o impidan las reuniones multitudinarias, porque considera que aún están en la primera etapa del brote y que la mayoría de los casos son importados. También en Colombia, Chile o Perú continúan detectándose nuevos casos.
Además del impacto sobre la salud de la población, la pandemia de coronavirus tiene en América Latina un efecto devastador sobre la economía de muchos países, como ocurre en Argentina, que arrastra una crisis económica desde 2018. El cierre de los centros educativos también implica que muchos niños que comían en la escuela se queden ahora sin este sustento, por lo que la ONU ha ofrecido unas directrices para garantizar la alimentación de la población infantil mientras duren esta medidas.

¿Pueden las mascotas transmitir el coronavirus?

El tráfico ilegal de animales salvajes y las condiciones en las que se venden en mercados como el de Wuham, donde se originó el brote de coronavirus 2019-nCoV, favorece la mutación y transmisión de este y otros patógenos tan virulentos. De hecho, la principal hipótesis que manejan los investigadores es que este virus mutó y pasó de los animales a las personas, por lo que una de las medidas que ha adoptado China para frenar su propagación ha sido prohibir que se comercie con la carne de animales salvajes.
Sin embargo, esto no afecta a los animales de compañía, ya que hasta ahora no hay ninguna evidencia de que mascotas como perros o gatos puedan estar infectados con el virus de Wuhan, ni puedan transmitirlo a los seres humanos, según ha aclarado la propia OMS. Por lo tanto, en caso de convivir o tener contacto con ellos, lo que hay que hacer es adoptar las mismas medidas de higiene que se aconsejan en condiciones normales en estos casos, como lavarse correctamente las manos después de tocarlos, y no compartir utensilios ni besarles.

¿Es seguro recibir una carta o un paquete procedente de China?

Todas las personas que estén esperando recibir alguna comunicación procedente de amigos o familiares desde China, pueden estar tranquilos. Igualmente, aquellos que dudan de si es seguro recibir un paquete de Aliexpress, Amazon o algún otro proveedor online con sede en China, deben saber que es complemente seguro. Las personas que reciben paquetes de China no corren el riesgo de contraer 2019-nCoV. En palabras de la OMS, “por análisis previos, sabemos que los coronavirus no sobreviven por mucho tiempo en objetos, como cartas o paquetes”, apenas unas horas. Aunque este organismo ha reconocido que aún se desconoce cuánto tiempo puede permanecer vivo el virus en superficies, la información preliminar sugiere que serían pocas horas, y que un simple desinfectante puede matarlo e impedir que infecte a una persona.

¿Permanece el coronavirus en los alimentos o en sus envoltorios?

A todos nos preocupa la posibilidad de que el coronavirus permanezca en diversas superficies con capacidad infectiva porque eso aumenta las probabilidades de infectarse, ya que aunque no convivamos con un afectado, todos tenemos que comer. En este sentido, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha señalado que actualmente no disponen de pruebas que indiquen que los alimentos pudieran constituir una fuente de infección o una potencial vía de transmisión del SARS-CoV-2.
En los brotes de otros coronavirus similares como el síndrome respiratorio por coronavirus de Oriente Medio (MERS) o el síndrome agudo respiratorio severo (SARS), no se observó que se produjera la transmisión del virus a través de la ingesta de alimentos, ha afirmado Marga Hugas, científica jefa de la EFSA. Además, de momento no se ha informado de ningún caso de contagio de COVID-19 por consumo alimentario, a pesar de que la científicos y gobiernos de todo el mundo continúan con el seguimiento intensivo de la propagación de la enfermedad para determinar todas las posibles vías de las que se sirve el virus para infectar a la población.
En cuanto a la presencia del virus en los envases de los alimentos, el experto en Neurovirología José A. López Guerrero, ha respondido a esta duda en la web de RTVE, explicando que aunque el coronavirus –si se dan las circunstancias adecuadas– tiene la capacidad de permanecer varios días en superficies como plásticos, metales y cartón, no es una vía habitual de contagio, aunque recomienda que nos lavemos bien las manos tras tocar estos envases.
Aun así, todavía existen muchas incógnitas por despejar sobre el SARS-CoV-2 y la información puede variar en los próximos días o semanas si se descubren nuevos datos, por lo que es muy importante extremar las precauciones y las medidas higiénicas a la hora de manipular y preparar los alimentos, como lavarse las manos correctamente, antes y después, cocinar bien la carne y el pescado, y evitar que se puedan producir contaminaciones cruzadas entre alimentos crudos y cocinados.

¿Permitir que se extienda la infección por coronavirus genera inmunidad en la población?

Esta duda se ha suscitado a raíz de la decisión del gobierno de Reino Unido (que ya ha rectificado) de no hacer nada para evitar la propagación del coronavirus, basándose en la teoría de que permitir que la población se infecte podría generar inmunidad colectiva o “del rebaño”, es decir, que una vez que la mayoría de los ciudadanos hayan pasado el COVID-19 quedarían inmunizados contra un nuevo brote epidémico, incluso aunque no se vacunen.
La Organización Mundial de la Salud en Europa ha advertido al respecto que dicha estrategia no es recomendable en la actual situación de pandemia, en la que se corre el riesgo de que el gran incremento de casos en muy poco tiempo que se está produciendo en algunos países lleve al colapso de sus sistemas sanitarios. Además, para que funcionara sería necesario que se infectaran millones de personas, lo que conllevaría cientos de miles de pacientes graves que precisarían ingreso hospitalario, y que en muchos casos fallecerían.
Por ello, Hans Kluge, director regional de la OMS, ha recordado que la única estrategia que se considera efectiva por ahora es “identificar los casos, rastrear los contactos, y contener y suprimir el COVID-19 para aplanar la curva y dar tiempo a los sistemas sanitarios a responder”. Y es que aún no se tienen suficientes datos sobre el SARS-CoV-2, y se desconoce si causa inmunidad o, si al igual que ocurre con los virus de la gripe estacional, podría ir cambiando.

¿Agrava el ibuprofeno la infección por SARS-CoV-2?

Las declaraciones del ministro de Sanidad francés, Olivier Véran, alertando de que el ibuprofeno y otros antiinflamatorios podrían exacerbar la infección por coronavirus han sumido en la preocupación a muchas personas que siguen un tratamiento con este tipo de fármacos, o los emplean para aliviar síntomas como el dolor de cabeza o de garganta.
Los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), sin embargo, han señalado que por el momento no existen evidencias de que el consumo de estos medicamentos pueda empeorar los efectos del virus, aunque no recomiendan su uso para tratar COVID-19, e indican que los pacientes con síntomas leves tomen paracetamol.
Desde la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) también aconsejan el uso de paracetamol para aliviar los síntomas leves de la infección por SARS-CoV-2, pero advierten que aquellas personas que sigan un tratamiento crónico con ibuprofeno o ketoprofeno no lo interrumpan, ya que no hay datos que demuestren que estos productos agraven dicha infección.
Actualmente, el Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia de la Unión Europea está evaluando la posible relación entre el consumo de estos fármacos y un empeoramiento de los síntomas, pero hasta el próximo mes de mayo no se espera conocer los resultados del estudio.

Deja un comentario


logo-centro-medico-el-eden

Centro Médico El Edén

C/Alcántara, 33 Totana 30850 Murcia

Teléfono: +34 968-420-766

Copyright by Lorca Comunicación @ 2019. Todos los derechos reservados.

A %d blogueros les gusta esto: