Últimas noticias

SALA DE PRENSA

thinking-2681494_1920.jpg?fit=1200%2C801&ssl=1

Casi todas las personas sufrimos problemas de memoria cotidianos como entrar en una habitación a por algo y no recordar de qué se trata, o conocer a un actor pero ser incapaz de decir su nombre. Estas lagunas son recurrentes, pero no debemos preocuparnos. ‘20 Minutos‘ recopila algunos de estos fallos más comunes.

Falta de atención: a veces, no se trata de fallos de memoria, sino de falta de atención. No acordarnos dónde hemos aparcado el coche o perder el hilo en una conversación son ejemplos. Javier Olazarán, director de la unidad de Investigación y tratamiento de los trastornos de la memoria del Centro Integral de Neurociencias HM CINAC cuenta a El País que son ‘lapsos atencionales’, pero no fallos de memoria genuinos. Un truco puede ser tener un lugar para guardar cada cosa.

Recuerdos en la punta de la lengua: buscamos una palabra, pero no nos sale. Según la Universidad de Harvard, lo que ocurre es que hay otro recuerdo que compite con el que buscamos. Este recuerdo rival es parecido al que buscamos. Este fenómeno es más frecuente con la edad. Por eso, olvidar nombres propios es común, porque éstos están al final de las redes neuronales. Según Javier Olazarán, “Nuestra mente es asociativa y se construye en basa a modelos de información interconectada. Esto significa que, para acceder a estos nombres, tenemos que competir con mucha información relacionada que bloquea el acceso a ellos, como por ejemplo, los rasgos físicos de esa persona, algo que haya dicho o hecho… todos esos bloqueos mentales podemos considerarlos como manifestaciones normales de un cerebro sano”.

Plagios involuntarios: hay personas que consideran que tienen una memoria prodigiosa para recordar sucesos del pasado, pero no son conscientes de que sus recuerdos son incorrectos. Pero no es por su mala calidad en la memoria. Ulric Neisser, padre de la psicología cognitiva, preguntó a sus alumnos, el día después de la explosión del transbordador Challenger en 1986, que escribieran lo que había pasado. Tres años después les hizo la misma pregunta. Todos pensaban que sus recuerdos eran precisos, pero sólo el 7% respondió igual que la primera vez. En un 25% de los casos no coincidían los detalles importantes y el resto cambió su versión considerablemente. Este fenómeno aumenta con la edad y los recuerdos son más antiguos. Este fenómeno explica que a veces creamos haber tenido una idea original cuando en realidad, ha llegado desde el exterior, como un plagio involuntario.

Mismo hecho, distintos recuerdos: a veces recordamos una experiencia y este recuerdo es totalmente diferente al que otra persona recuerda. Aunque ambos fabricaron los recuerdos juntos, no se trata de que uno lo recuerde mejor que otro. Hay factores externos que influyen, como el humor del que estemos o experiencias previas ante situaciones diferentes.

Olvidar y recordar mejor: la memoria es transitoria, hay recuerdos que duran más que otros y algunos incluso desaparecen. Según la ciencia, es la respuesta a un mecanismo que sirve para limpiar nuestro disco duro y generar espacio para almacenar nuevos recuerdos.

Estrés y no demencia: a veces nos alarmamos cuando tenemos olvidos frecuentes, pero no tiene por qué ser un preámbulo de la demencia, sino una respuesta del estrés. Así, la falta de sueño también altera el funcionamiento de las células del cerebro. Un déficit de sueño interfiere en la capacidad de las neuronas para codificar y almacenar recuerdos del día durante el descanso nocturno. No sólo sirve el sueño, sino que también es útil desconectar durante el día, haciendo deporte o emprendiendo tareas creativas.


pexels-photo-3299852.jpeg?fit=1200%2C800&ssl=1

Los españoles viven más, pero peor, con más enfermedades y discapacidad que sus vecinos europeos. Y sus malos hábitos amenazan con hacerles perder el liderazgo en esperanza de vida. Así se desprende el informe Estado de Salud en la Unión Europea que ha presentado este jueves la Comisión Europea, un estudio que se realiza por segunda vez (el primero fue en 2017), en colaboración con la OCDE y que trata de medir la fortaleza de los sistemas sanitarios europeos.

Y en el balance, España sale muy bien parada frente a sus vecinos europeos por su alta esperanza de vida pese a su bajo nivel de gasto sanitario, pero algunas amenazas para la salud de los españoles empiezan ya a preocupar: la baja calidad de vida de los mayores de 65 años que se está registrando en España, el alto grado de obesidad de los jóvenes, el incremento del tabaquismo en mujeres, la falta de adecuación entre las plazas que se ofrecen para formar nuevos médicos y las necesidades reales que habrá en el futuro de médicos, las listas de espera y el incremento del gasto directo de los pacientes en medicamentos, salud bucodental y necesidades no cubiertas por el sistema sanitario.

El informe, que incluye una separata para cada país, destaca en el caso de España su esperanza de vida, como líder de Europa y del mundo, sólo por detrás de Japón. En concreto, cifra la esperanza de vida en España en 2017 en 83,4 años, casi 3 años más que los 80,9 registrados de media en la Unión Europea. Parte de estas diferencias se deben a que la brecha de género es mayor en España que en Europa, con una diferencia a favor de las mujeres de hasta 5,5 años en el caso de España (las mujeres viven en España 86 años frente a los 80,4 de los hombres), una brecha que en el caso de Europa es algo menor, de 5,2 años también a favor de las mujeres.

Hace tan sólo unos días el Ministerio de Sanidad español advirtió con todo en un informe que esa brecha a favor de las mujeres se estaba reduciendo, probablemente por el incremento del tabaquismo entre el colectivo femenino. En positivo el informe de la Comisión Europea destaca también que en España hay menos diferencias en la esperanza de vida entre ricos y pobres que las que se registran en Europa: la diferencia llega a alcanzar los 6,5 años en la UE16 frente a los 4,2 años de desigualdad que se producen en la esperanza de vida de los españoles según nivel educativo.

En definitiva, los españoles viven más que sus vecinos… pero lo hacen también con peor calidad de vida y mayor grado de discapacidad lo que, además de añadir presión a los sistemas sanitarios y de dependencia, podría ser síntoma de que algo está fallando en el sistema de cuidados.

El informe de la Comisión Europea muestra, entre otros datos, por ejemplo, que el porcentaje de españoles mayores de 65 años que refieren tener limitaciones para hacer por sí mismos actividades cotidianas como lavarse o vestirse es del 21%, frente al 18% en el caso de los europeos. Más claras son las diferencias que muestran que casi el 40% de los españoles mayores de 65 años tiene síntomas de depresión, frente al 29% en el caso de los europeos.

Un informe del Ministerio de Sanidad español constató hace tan sólo unos días de hecho que pese al aumento de esperanza de vida en la última década, los años de vida saludable a los 65 años se han reducido en España en 1,3 años frente los que se estimaron en 2007. De los 21,4 años extra que vivirán de media los españoles que en 2017 tenían 65 años sólo 10 serán con buena salud, menos que los 11,3 registrados una década antes.

Malos hábitos

Además de esta preocupación por la caída en la calidad de vida y la vida saludable, el informe de la Comisión Europea pone sobre la mesa los esfuerzos que deben empezar a hacerse para reducir malos hábitos. “La mortalidad por causas prevenibles y causas tratables es menor en España que en la mayoría de países de la Unión Europea, lo que refleja políticas de salud pública fuertes y eficacia de sus sistemas sanitarios en el tratamiento de patologías mortales. Pero se pueden obtener mayores progresos reduciendo la mortalidad por causas importantes como el cáncer de pulmón o colorrectal mediante una reducción de factores de riesgo como el tabaquismo o el incremento de los cribados”, explica el informe.

Y en esa línea, la Comisión Europea apunta directamente a la obesidad, que ha crecido en España de afectar a uno de cada ocho españoles adultos en 2001, a afectar ya a uno de cada seis, pudiendo poner en peligro los progresos que se habían hecho en la reducción de la mortalidad por causas cardiovasculares. Por primera vez, el informe estima también las muertes atribuibles a la mala alimentación y el sedentarismo que aun siendo menos en España que en la UE, juntas sumarían ya más que las asociadas al tabaquismo.

En concreto, se estima que un tercio de las muertes en España está relacionadas con factores de riesgo prevenibles, como tabaco, alcohol o alimentación. El tabaco se habría cobrado 67.000 vidas de españoles en 2017 según el informe de la UE, lo que supone un 16% del total de muertes, algo menos que el 17% que representa en el caso de sus vecinos europeos. La dieta inadecuada sería responsable del 12% de las muertes en España (52.000 muertes) frente al 18% que representa ya en Europa, y el sedentarismo está relacionado con el 2% de las muertes (9.500 vidas) en España, frente al 3% que copa ya en Europa.

En cuanto al alcohol, los datos de España son muestran que alrededor del 8% de las muertes incluyen este factor de riesgo (unas 32.000 muertes), frente al 6% en el caso de Europa. En realidad, el número total de muertes relacionadas con factores de riesgo en España (140.000) es menor que las atribuidas a cada uno de los factores de riesgo (160.000 en total) porque en una misma muerte pueden estar presentes varios factores de riesgo como causa.

Como quiera que sea, la Comisión Europea ha puesto el ojo en la necesidad de vigilar la obesidad en el caso de España en tanto “casi el 20% de los adolescentes españoles tenía obesidad o sobrepeso, un porcentaje superior a la media del 17% en el caso de los países de la Unión Europea y la estrategia lanzada por el Ministerio de Sanidad en 2005 (Estrategia NAOS) para evitar la obesidad infantil “parece estar teniendo efectos más que modestos”.

Buena supervivencia en cáncer

Pese a estas llamadas de atención y aun sin querer hacer ránkings de países, la Comisión Europea reconoce que España está entre los países de la Unión Europea con mejores resultados con datos, por ejemplo, de supervivencia en cáncer a los 5 años muy superiores a los de la Unión Europea (90% de supervivencia en cáncer de próstata en España frente a 87% en la UE, 85% en cáncer de mama frente a 83% en la UE, 63% en cáncer de colon frente a 60% en la UE).

Y esos buenos resultados de España se dan pese a gastar menos en sanidad que sus vecinos. En concreto, la media de gasto sanitario por persona en España se situó en 2.371 euros, un 15% menos que los 2.884 euros de promedio de la UE. En relación al PIB, España gasta de hecho un punto porcentual entero menos que la UE, 8,9% frente a 9,8%. En esta cuestión podrían estar influyendo los bajos salarios médicos y bajos precios de los medicamentos en España en comparación con otros países, si bien el informe no se ha adentrado en las causas de menor gasto sanitario español.

El estudio sí profundiza por el contrario, el la caída del gasto público en el caso de España como consecuencia de los años de crisis y recortes frente al gasto que desembolsa el paciente directamente de su bolsillo. Sobre esta cuestión el informe detalla que en España el 71% del gasto sanitario es público, frente al 79% en el caso de la UE.

Además, el gasto de bolsillo, esto es, lo que pagan los españoles directamente aumentó en España del 20% del gasto sanitario total en 2009 al 24% en 2017 y se sitúa muy por encima del 16% que representa en la UE. Los responsables del informe explican que en este pago de bolsillo se incluye el copago por medicamentos y la atención dental “y en eso España tiene todavía mucho espacio para mejorar”.

Necesidades no cubiertas

De hecho, cuando se pregunta por necesidades sanitarias no cubiertas a los españoles, sólo un 0,1% de ellos dice tener este problema, situándose el país entre los de mejor acceso de Europa. Sin embargo, cuando se pregunta expresamente por atención dental el porcentaje de españoles que dice no podérselo permitir supera el 10%, muy por encima del 6% de la media europea.

Finalmente, el estudio apunta la necesidad de repensar, no sólo en España sino en toda la UE, los roles de los profesionales sanitarios ante la falta de médicos especialistas y de abordar “lo que es prioridad de la nueva presidenta, la accesibilidad a los nuevos medicamentos”.

Diario Médico


sad-505857_1920.jpg?fit=1200%2C676&ssl=1

28 noviembre, 2019 blogCentro médico El Edén0

El Ministerio de Sanidad publica tres pruebas para saber el nivel de su bienestar emocional.

El estrés y ansiedad son trastornos muy comunes en la sociedad actual. Jornadas de trabajo extenuantes, poco tiempo de concienciación familiar, aumenta los niveles de estrés y ansiedad. En esta vorágine que es la rutina, podemos acabar sufriendo un serio aumento de presión arterial, la depresión, diabetes y obesidad. Por todo esto, es importante adquirir conciencia de que los sufrimos. Para ello, el Ministerio de Sanidad dispone de tests que nos permiten autoevaluarnos y saber si tenemos alguno de estos trastornos.

En el caso del estrés, el test (link) está elaborado por la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, que valora cómo reaccionamos ante determinadas situaciones estresantes y la frecuencia o intensidad que manifestamos estos síntomas. El resultado se obtiene con la Escala de Estrés Percibido. Si sacamos más de 23 puntos, tenemos un nivel de estrés alto en el último mes. Si sacamos 34 o más, el nivel es muy alto.

El test para saber si tenemos ansiedad (link) consta de 12 preguntas sobre la frecuencia con la que hemos tenido ciertos síntomas cognitivos, fisiológicos y motores. Si la suma de nuestros resultados es 16 o más (para hombres) o 19 o más (para mujeres), el Ministerio de Sanidad recomienda acudir a un profesional.

El test de la tristeza (link) consta de 15 preguntas, que nos darán resultados sobre emociones como la tristeza, el ánimo, la ira, la ansiedad, la fatiga y el Índice General de Alteración Emocional. El Ministerio facilita una tabla para averiguar si estos sentimientos son altos o muy altos.

Información obtenida de ‘20 Minutos‘.


servicio-logo-logopedia.png?fit=960%2C640&ssl=1

25 noviembre, 2019 blogCentro médico El Edén0

 

La logopedia es la disciplina encargada de la prevención, evaluación, diagnóstico, tratamiento e investigación de los trastornos de la comunicación, voz, habla y lenguaje oral y escrito.

El logopeda es el especialista que trata todos aquellos problemas, disfunciones o retrasos que se presentan en los campos del habla, del lenguaje, de la voz y de la comunicación, trabajando para ello desde el campo cognitivo, físico y fisiológico con personas de cualquier edad, sea cual sea la causa (funcional, orgánica o adaptativa) que origina tales trastornos. De modo que el área de actuación del logopeda se desarrolla desde la población infantil hasta la tercera edad pasando por adolescentes y personas adultas. El ejercicio profesional puede desarrollarse en diversos ámbitos de actuación: sanitario: hospitales, escolar, asistencial, e incluso en radio, televisión, etc.

No hay que olvidar la parte no verbal de la comunicación, existen múltiples trastornos como el autismo que dificultan no solo el lenguaje verbal sino también a la hora de establecer contacto ocular, la comprensión del significado de ciertas palabras fuera de contexto donde se han aprendido, el entendimiento de expresiones faciales, el tono de voz, etc. En estos casos, la figura del logopeda es una parte central del tratamiento.

¿Necesita mi hijo ir al logopeda?

Si cualquier persona del entorno cercano a un niño o niña presenta preocupación por su desarrollo del lenguaje, es momento de visitar a un profesional logopeda.

Con la evaluación integral, que tome en cuenta factores biológicos, sociales y afectivos, el logopeda puede brindar orientaciones para favorecer un nivel de lenguaje que le permita el logro de un desenvolvimiento pleno en su vida futura dentro de la sociedad.

En la mayoría de los casos basta con hacer algunos cambios en la rutina diaria del hogar para alcanzar mejoras significativas en el desarrollo lingüístico.

Te mostramos 6 señales que debes tener en cuenta:

¿Cómo puede ayudar a una persona con autismo?

El logopeda trabaja tanto el área del lenguaje como la de comunicación, los aspectos más importantes a trabajar con personas con autismo a nivel logopédico son:

– Adquisición de requisitos básicos para el lenguaje.

– Enseñanza de sistemas aumentativos y alternativos de comunicación.

– Trabajar la adquisición de los niveles fonológico, léxico-semántico y morfosintáctico del lenguaje.

– Trabajar el nivel pragmático del lenguaje: comunicación general.

– Enseñanza de la lectoescritura.

– Enseñanza de la Teoría de la Mente.

¿ Logopedia en adultos?

A lo largo de la vida podemos encontrarnos con problemas con nuestra voz, debido a un sobreesfuerzo vocal o a que nuestro trabajo nos exige gran uso de la misma. Problemas de lenguaje, habla o deglución derivados de un accidente cerebrovascular, traumatismo cráneo-encefálico, tumor cerebral o de los órganos buco-fonatorios, esclerosis múltiple, esclerosis lateral amiotrófica, demencias, parkinson, etc. 

Alteraciones del lenguaje oral:

La afasia consiste en la pérdida total o parcial de la capacidad de hablar como consecuencia de una lesión ocurrida en las zonas del cerebro destinadas al lenguaje. Se trata de una lesión en los centros del lenguaje del cerebro que impide o disminuye la habilidad para hacerse entender mediante la palabra hablada, la escritura o los signos. Sin embargo, el afectado conserva la inteligencia y los órganos fonatorios.

Alteraciones del habla:

La Disartria corresponde a una alteración en la articulación de las palabras. Se atribuye a una lesión del sistema nervioso central o periférico. Se distingue de una afasia motora en que no es un trastorno del lenguaje, sino del habla; es decir, el paciente manifiesta dificultades asociaciadas con la articulación de fonemas.

Alteraciones de la voz:

La voz tiene unas posibilidades limitadas de uso que dependen de cómo se sepa utilizar y de la capacidad de cada persona para el habla.

En la mayoría de los casos la causa de la Disfonía es el mal uso y abuso vocal, es decir el esfuerzo vocal.

La Disfonía es la pérdida del timbre normal de la voz por trastorno funcional u orgánico de la laringe. Esta alteración, puede manifestarse a cualquier edad desde que se inicia la producción de sonidos. Las disfonías pueden ser de varios tipos según su etiología y manifestaciones clínicas.


pexels-photo-216729.jpeg?fit=1200%2C800&ssl=1

21 noviembre, 2019 blogCentro médico El Edén0

El mal aliento o halitosis es debido, por lo general, a causas bucales. Los estudios han establecido que el 90 % de los casos de halitosis, o mal aliento, nacen en la cavidad bucal. A su vez, el 41 % de esos casos tiene que ver con la acumulación de placa bacteriana en la lengua. Los demás casos tienen que ver con caries, problemas periodontales, tabaquismo, etc.

Solo un 10 % de las causas del mal aliento tienen su origen en otros factores. Hay enfermedades sistémicas que provocan halitosis. Por lo general, se trata de enfermedades respiratorias, digestivas, hepáticas y renales. A veces, también influye el uso de ciertos medicamentos o algunos estados orgánicos, según información obtenida de ‘Mejor con Salud’.

Lo cierto es que la halitosis no es detectada por quien la padece, sino por quienes se acercan a esa persona. No es un problema de salud como tal, pero sí causa inconvenientes sociales. Es importante detectar las causas del mal aliento para darle un tratamiento adecuado a la situación. Veamos esto con mayor detalle.

Las causas del mal aliento

Antes de examinar puntualmente las causas del mal aliento, se debe señalar que la ciencia ha establecido una premisa. Esta señala que la halitosis se genera, principalmente, por la presencia de bacterias. En la boca hay bacterias que se instalan en las zonas con poco oxígeno, como detrás de la lengua.

Tales bacterias se alimentan de los restos de alimentos que quedan en la boca, así como de las células muertas y de algunos elementos de la saliva. En su actividad, estos microorganismos generan gases que son exhalados en el aliento. Suelen tener olores fuertes a podrido, heces, vómito, manteca rancia, cadáver, etc.

Todos estos son compuestos sulfúricos volátiles (CSV), que tienen olores agresivos. La principal medida para deshacerse de esos olores es mantener una higiene oral adecuada. Esto supone un lavado de dientes que incluya la lengua y los rincones más escondidos de la boca.

Dicho esto, pasemos a ver las principales causas del mal aliento:

Dientes sucios y/o encías infectadas

La mayoría de la gente se cepilla los dientes muy superficialmente. Es importante aprender a realizar una higiene oral adecuada, que incluya la lengua y las zonas más apartadas de la boca. No es necesario cepillarse con energía, sino con cuidado y frecuentemente. Solo con enjuagar la boca con agua habitualmente se hará una mejor limpieza.

Las encías infectadas aparecen cuando no se emplea seda dental durante el cepillado. Es necesario utilizar ese elemento para quitar los restos de comida que pasan desapercibidos. También es conveniente visitar al odontólogo al menos dos veces al año.

Lengua saburral

La lengua saburral es aquella que aparece cubierta por una capa de color blancuzco o amarillento. Esto se debe a que hay una acumulación de bacterias o de restos alimenticios, por una inadecuada limpieza bucal. A veces, también es síntoma de enfermedades gastrointestinales.

La lengua debe limpiarse suavemente, con un cepillo de cerdas blandas, tratando de abarcar toda su superficie. Es bueno limpiarla en todo su contorno, aunque no es aconsejable ir muy atrás, ya que esto puede provocar arcadas.

Sequedad en la boca

Es necesario que haya saliva en la boca para limpiar las bacterias que hay en los dientes, las encías y la lengua. Sin embargo, hay algunas circunstancias que llevan a que la boca se reseque; entonces, proliferan las bacterias y, con ellas, la halitosis.

Hay sequedad en la boca cuando no ingerimos alimentos regularmente y tenemos el estómago vacío. Así mismo, el estrés puede causar una reducción en la producción de saliva. Lo adecuado es no pasar mucho tiempo sin comer y tomar meriendas entre las comidas.

Uso excesivo de enjuagues bucales

Existe un mito generalizado según el cual el uso frecuente de enjuagues bucales puede evitar el mal aliento. Es un mito porque esto no es verdad. Si bien es cierto que el enjuague genera un buen aroma en la boca de forma inmediata, también lo es que exceder su uso provoca el efecto contrario.

El enjuague bucal en exceso irrita la cavidad bucal y termina neutralizando los efectos antisépticos que debiera tener. Lo más recomendable es usarlo con moderación. Si se quiere tener una sensación de frescura, quizás sea mejor enjuagarse con un vaso de agua que lleve unas gotitas de menta.

Otras causas del mal aliento

Otros factores que causan mal aliento son el hábito de fumar, el uso de medicamentos que causan sequedad en la boca y las infecciones de boca, nariz o garganta. El reflujo crónico y algunas formas de cáncer también causan mal aliento, así como algunos trastornos metabólicos.


yawn-2073293_1920.jpg?fit=1200%2C800&ssl=1

19 noviembre, 2019 blogCentro médico El Edén0

Bostezar no es una cosa únicamente de los humanos, muchos animales vertebrados lo realizan, además de casi todos los mamíferos. Es un gesto inconsciente e incontrolable pero ¿sabemos por qué bostezamos?

El bostezo consiste en abrir ampliamente la boca, inhalando profundamente, para después soltar un poco menos de aire y cerrar la boca. Además, se acompaña de un cierre sutil de los ojos, lagrimeo y un ligero aumento de la saliva, entre otras cosas.

Todas las culturas tienen su propia idea del bostezo. Lo más normal es que, popularmente, se crea que bostezamos por sueño, aburrimiento e, incluso, por hambre. No obstante, eso no explicaría por qué el resto de animales lo hacen.

El bostezo está presente casi desde los primeros momentos de nuestra vida, cuando somos bebés. Pero, curiosamente, los científicos continúan investigando las posibles razones de por qué bostezamos. En este artículo te explicamos cuáles son las teorías actuales sobre ello, obtenido de ‘Mejor con Salud’.

¿Por qué bostezamos?

La hipótesis que está actualmente más extendida sobre por qué bostezamos es que este gesto nos permite enfriar nuestro cerebro. Es decir, como si se tratara de un sistema natural de refrigeración, igual que el que tiene cualquier otro aparato eléctrico.

Es una teoría curiosa que ha ido tomando fuerza a raíz de unos estudios recientes de la Universidad de Princeton. Este estudio afirma que, cuando bostezamos, hay unas membranas en nuestros senos nasales que se mueven.

Los senos nasales son cavidades dentro de nuestro cráneo que contienen aire. El hecho de que estas membranas se muevan al bostezar sugiere que actúan como pequeños ventiladores. Harían que el aire fluyera mejor hacia nuestro cerebro y se enfríe.

Además, esta teoría tiene sentido ya que nuestro cerebro es uno de los órganos que más energía necesita. Su funcionamiento produce calor dentro del cráneo, por lo que bostezar podría ser un mecanismo muy útil para mantener estable su temperatura y poder trabajar correctamente.

¿Hay otras hipótesis de por qué bostezamos?

Además de esta teoría de refrigeración del cerebro, hay muchas otras que pretenden explicar la función de nuestros bostezos. Otra de ellas es que, cuando bostezamos, ‘recolocamos’ nuestras mandíbulas. Es decir, es una forma de hacer que nuestros huesos del cráneo vuelvan a una buena posición.

De hecho, como seguro que habéis notado alguna vez, cuando bostezamos destapamos nuestros oídos. Esto es así porque se equilibran las presiones entre el interior del oído y el exterior. También podría estar relacionado.

Puede servir para ponernos alerta

En algunos animales, se ha observado que el bostezo aparece ante una amenaza. Por ejemplo, ocurre en los lemures. Esto hace pensar que, cuando bostezamos, estamos intentando aumentar nuestra concentración. Así, podemos enfrentarnos mejor a las amenazas o a los retos.

En este sentido, se podría asociar este gesto a la ansiedad. De hecho, se ha detectado que cuando bostezamos se elevan sutilmente los niveles de cortisol en nuestra sangre. El cortisol es la hormona que aumenta en situaciones de estrés.

Bostezamos para aumentar el nivel de oxígeno

Algunos científicos mantienen que el bostezo es un mecanismo que tiene nuestro cerebro para aumentar la concentración de oxígeno en sangre. Según esta teoría, nuestro cerebro mandaría señales para bostezar cuando detectara unas bajas concentraciones de este gas.

¿Bostezamos por empatía?

No hace falta ser científico para comprobar que los bostezos son ‘contagiosos’. Cuando alguien cerca tuyo bosteza, es muy común que tú también acabes haciéndolo.

Esto parece ser por la existencia de las neuronas espejo. Se trata de neuronas que parecen ser las responsables de la empatía. Es decir, son las que nos permiten ponernos en el lugar de otra persona y sentir lo mismo que ella, a pesar de no estar viviendo la misma situación.

En conclusión

El bostezo es un gesto involuntario que aún no se sabe muy bien que función biológica tiene. No obstante, las últimas investigaciones apuntan a que es una forma que nuestro cuerpo tiene de mantener nuestro cerebro en condiciones óptimas de temperatura.


cuadro-diabetes.jpg?fit=1200%2C675&ssl=1

14 noviembre, 2019 blogCentro médico El Edén0

Según datos del Estudio di@bet.es, la incidencia de diabetes en España es de 11,5 casos/1.000 personas al año, lo que implica que cada año alrededor de 386.000 personas desarrollan la patología. En global, alrededor de unos 6 millones de personas la padecen, sumando sus diferentes tipos (1, 2 y gestacional).

Según la Federación Española de Diabetes (FEDE), además del elevado número de nuevos diagnósticos, hay que tener en cuenta el gasto sanitario que supone: un total de 23.000 millones de euros, sumando tanto los costes directos (5.400 millones) como los indirectos (17.600 millones). Para FEDE, estas cifras son inaceptables, pues la evidencia médica corrobora que podrían reducirse las defunciones y el gasto económico.

La celebración del Día Mundial de la Diabetes se centra en la importancia de fomentar un estilo de vida saludable desde la familia con el lema Diabetes: protege a tu familia. En esta línea, desde la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición se ha presentado la campaña Familia DiabeteSEEN, para representar los diferentes tipos que se pueden dar en una misma familia

Manuel Gargallo, coordinador del área de Diabetes de la SEEN, ha señalado que el lema internacional hace doble referencia a la protección de la familia. “Resulta evidente que el adecuado control exige, además de la toma de medicación, la implantación de unos adecuados hábitos de vida en el entorno familiar. Los familiares sanos, además de compartir y reforzar estos hábitos, deben ser un apoyo psicológico y emocional para los pacientes que pueden vivir esta situación como una limitación. Además, la familia también es de vital importancia para detectar situaciones de urgencia grave e incluso estar preparados para su resolución, como ocurre con las hipoglucemias con pérdida de conciencia”.

Apoyo familiar

La idea de ‘Familia DiabeteSEEN’ es aclarar que la diabetes no es exclusiva de un grupo de edad o clase de individuo, sino que, dependiendo del tipo o circunstancia (como un embarazo), puede surgir en cualquier persona y nadie está libre de riesgo de padecerla. “Es decir, la diabetes nos puede afectar a todos”, ha puntualizado Gargallo.

La campaña también quiere resaltar que los familiares sanos no son elementos pasivos ni al margen de la enfermedad, sino que forma parte muy activa del equipo de apoyo y han de contribuir al adecuado control de la enfermedad.

La idea es mantener esta campaña en el tiempo, como fuente primaria de información y concienciación en diabetes. Las asociaciones de personas con diabetes han ayudado de forma muy significativa por su cercanía al entorno familiar tanto al control de las personas con diabetes como a la detección de nuevos casos”.

Hábitos de vida frente a la diabetes

“Una de cada dos personas con diabetes no está diagnosticada, por eso es tan importante conocer los síntomas y signos que puedan contribuir a un diagnóstico y tratamiento temprano. En muchos casos, los síntomas deben ser vistos por nuestro entorno más cercano”, ha advertido Gargallo.

La diabetes tipo 2 y la diabetes gestacional se asocian con la obesidad, por lo que es prioritario evitar el exceso de peso llevando un control alimentario que siga un patrón de dieta mediterránea, limitando el tamaño de las raciones y evitando grasas saturadas y bebidas azucaradas. Y, por supuesto, mantener un cierto grado de actividad física. “Evitando el exceso de peso se puede prevenir más del 50% de los casos de diabetes tipo 2, según la Federación Internacional de Diabetes, y también, aunque en menor medida, la de tipo gestacional. Por lo tanto, en los familiares sanos de personas con diabetes, que tienen una predisposición genética a este tipo de diabetes, las medidas de prevención son clave”.

En el caso de la diabetes tipo 1 la aparición de los llamados síntomas cardinales de la enfermedad: aumento de la cantidad de orina y de la ingesta de líquidos con importante pérdida de peso a pesar de comer incluso más de lo habitual, es un claro signo de alarma. En la diabetes tipo 2 los síntomas son mucho más desapercibidos o inexistentes, por lo que es conveniente que aquellas personas con exceso de peso y antecedentes familiares de diabetes se realicen análisis de sangre cada cierto tiempo para detectar precozmente la enfermedad.

En este sentido , según Gargallo son los especialistas en Medicina Familiar y Comunitaria los profesionales que habitualmente detectan los nuevos casos e inician las primeras medidas terapéuticas y quienes están vigilantes por si la evolución de la enfermedad precisa la participación del endocrinólogo.

Formación individualizada

A propósito del Día Mundial de la Diabetes, desde FEDE se ha puesto también en marcha la campaña Educación diabetológica ya; nuestro derecho, nuestra salud,  una iniciativa que busca conseguir que las personas con diabetes reciban la formación y la educación que requieren: individualizada, personalizada y continuada en el tiempo, para poder gestionar adecuadamente su patología y evitar complicaciones a corto, medio y largo plazo. Según Andoni Lorenzo, presidente de FEDE, “no estamos pidiendo ningún favor, es un derecho reconocido en la propia Estrategia en Diabetes del SNS y que, a día de hoy, no se está cumpliendo de una manera adecuada”.

La OMS lanza el primer programa de precualificación de insulina

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado el inicio de un programa piloto de precualificación de la insulina humana para extender el tratamiento de la diabetes en países de ingresos bajos y medianos.
La decisión forma parte de una serie de medidas que tomará la OMS para hacer frente a la creciente carga de diabetes en todas las regiones. Unos 65 millones de personas padecen la patología de tipo 2 necesitan insulina, pero solo la mitad pueden acceder a ella, debido en gran medida a los altos precios.

“La diabetes está aumentando en todo el mundo, sobre todo en los países de ingresos bajos. Demasiadas personas que necesitan insulina se enfrentan a dificultades económicas para acceder a ella, o se quedan sin ella y arriesgan sus vidas. La iniciativa de la OMS de precualificación de la insulina es un paso fundamental para asegurar que todos los que necesitan este producto vital puedan acceder a él”, ha explicado Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

Se espera que la precualificación de la insulina por parte de la OMS impulse el acceso al fármaco aumentando el flujo de productos de calidad garantizada en el mercado internacional y ofreciendo a los países más opciones, y a los pacientes precios más bajos. A pesar de una amplia oferta, los precios actuales de la insulina son un obstáculo al tratamiento en la mayoría de los países de ingresos bajos y medianos. Tres fabricantes controlan la mayor parte del mercado mundial de insulina, fijando precios que son prohibitivos para muchas personas y países. 

Los datos recogidos por la OMS en 2016-2019 en 24 países de cuatro continentes mostraron que la insulina humana solo estaba disponible en el 61% de los centros de salud, y sus análogos en el 13, y que el suministro mensual de insulina le costaría a un trabajador de Accra (Ghana) el equivalente a 5,5 días de salario por mes, o el 22% de sus ingresos.

“Es de esperar que la precualificación de productos de otras empresas ayude a nivelar el terreno de juego y a garantizar un suministro más constante de insulina de calidad en todos los países”, ha afirmado Mariângela Simão, Subdirectora General de la OMS para Medicamentos y Productos Sanitarios.

La precualificación de la insulina es uno de los pasos que la OMS dará el próximo año para hacer frente a la enfermedad. Hay planes en marcha para actualizar las directrices sobre el tratamiento de la diabetes, diseñar estrategias de reducción de precios para los análogos y mejorar los sistemas de administración y el acceso a las pruebas diagnósticas. La OMS también colabora con los países para promover dietas más sanas y la actividad física para reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Información obtenido de ‘Diario Médico‘.


antibioticos.jpg?fit=1200%2C675&ssl=1

12 noviembre, 2019 blogCentro médico El Edén0

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha lanzado la campaña “Los antibióticos NO valen para todo”, una nueva iniciativa para la concienciación sobre la importancia del uso prudente de estos medicamentos desarrollada en el marco del Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN).

La difusión de esta campaña es una de las actividades programadas en el marco del Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos, que se celebra cada 18 de noviembre, y la Semana Mundial de Concienciación sobre el Uso de los Antibióticos (18-24 de noviembre).

¿Sabías que desarrollamos resistencia a los antibióticos? Resolvemos esta y otras dudas a continuación.

¿Sabías que?

Los antibióticos son medicamentos utilizados para prevenir y tratar las infecciones producidas por bacterias.

Son medicamentos muy útiles que han ayudado a controlar muchas enfermedades provocadas por bacterias y a salvar vidas.

¿Pero?, ¿los antibióticos no son siempre la solución?

Los antibióticos no curan todas las infecciones y no son eficaces frente a infecciones producidas por virus como los catarros o las gripes.

En estos casos, tomar un antibiótico tiene el mismo efecto que tomar una gominola pero con consecuencias mucho más graves para la salud.

¿Sabías que algunos antibióticos son cada vez menos eficaces?

La resistencia a los antibióticos se produce cuando las bacterias mutan, cambian en respuesta al uso de estos fármacos. Son las bacterias, y no los seres humanos, las que se vuelven resistentes a los antibióticos.

Tomar antibióticos cuando no se necesitan aumenta la aparición de resistencias a estos medicamentos.

¿Y que las consecuencias del aumento de bacterias resistentes a los antibióticos son graves?

Las bacterias resistentes a los antibióticos causan infecciones en el ser humano y esas infecciones son más difíciles de tratar que las no resistentes.

Cuando nos infecta una bacteria resistente, los antibióticos que se utilizan habitualmente para combatirla ya no son eficaces y será necesario utilizar un antibiótico menos accesible e, incluso, en algunos casos, puede no haber otros antibióticos activos y eficaces.

Las infecciones resistentes a los antibióticos pueden tener efectos colaterales graves, necesitan tratamientos más prolongados, consultas médicas más frecuentes, hospitalizaciones prolongadas e incluso, aumentar la mortalidad.

La ONU ha alertado que, en el año 2050, morirá más gente a causa de las resistencias bacterianas que por cáncer.

¿Podemos hacer algo para detener o reducir la resistencia a los antibióticos?

Es necesario cambiar la forma de utilizar los antibióticos. Aunque se desarrollen nuevos medicamentos, si no se modifican los comportamientos actuales, la resistencia a los antibióticos seguirá representando una grave amenaza para la salud mundial.

Todavía no es demasiado tarde para reducir el impacto de la resistencia a los antibióticos, y todos, como profesionales y como pacientes, podemos contribuir a conservar la eficacia de estos medicamentos.

Cómo paciente… ¿Qué puede hacer?

– Antes de tomar un antibiótico, consulta con un profesional sanitario.

– Toma solo los antibióticos cuando te los prescriba un profesional sanitario y sigue sus indicaciones sobre cómo debes tomarlo.

– No tomes antibióticos que hayas utilizado en otra ocasión. Tampoco se los des a familiares o amigos.

– Habla con tu médico, consúltale tus dudas y valora sus consejos.

– Recuerda, tú si puedes ayudar a evitar la resistencia a los antibióticos.

Información obtenida de ‘Sacyl


table-2723873_960_720.jpg?fit=960%2C638&ssl=1

Un estudio de la Universidad de Nottingham ha demostrado que el cáncer de mama podría ser detectado con cinco años de antelación a la aparición de signos clínicos en las pacientes gracias a un análisis de sangre que identifique respuestas inmunes del cuerpo a las células tumorales, según un artículo del medio The Guardian

En concreto, el estudio lo han realizado investigadores de la Facultad de Medicina de la citada universidad y lo han presentado en la conferencia anual del Instituto Nacional de Investigación del Cáncer, celebrada en Glasgow el pasado domingo. Sin embargo, otros expertos en cáncer han advertido que estas afirmaciones deben tratarse con precaución. 

El trabajo se centra en productos químicos conocidos como antígenos. Estos son producidos por células cancerosas y desencadenan una respuesta inmune dentro de los humanos. En particular, hacen que nuestros cuerpos produzcan anticuerpos que se dirigen a ellos y tratan de bloquear esos antígenos invasores.

Los investigadores querían saber si podían detectar la presencia de anticuerpos específicos en pacientes y mostrar si habían sido activados por antígenos de las células tumorales. Así, el equipo tomó muestras de sangre de 90 pacientes con diagnóstico reciente de cáncer de mama y los compararon con muestras tomadas de un grupo de control de 90 pacientes sin cáncer.

El grupo analizó las muestras de sangre para ver si podían detectar anticuerpos desencadenados por antígenos tumorales. Identificaron el cáncer de mama en el 37% de las muestras de sangre de las pacientes afectadas. También pudieron demostrar que no había cáncer en el 79% de las muestras del grupo de control. El grupo considera que los resultados son altamente alentadores, lo que indica que indican que será posible detectar el cáncer de mama temprano de esta manera.

“Los resultados de nuestro estudio muestran que el cáncer de mama induce anticuerpos contra antígenos específicos asociados a tumores”, dijo Daniyah Alfattani, uno del equipo de Nottingham. “Pudimos detectar el cáncer con una precisión razonable identificando estos anticuerpos en la sangre. Una vez que hayamos mejorado la precisión de la prueba, se abre la posibilidad de usar un análisis de sangre simple para mejorar la detección temprana de la enfermedad“, agregó Alfattani.

Vía “20 Minutos“.


adult-1847044_960_720.png?fit=960%2C638&ssl=1

Los smartphones se han convertido en los protagonistas de nuestras vidas. Apenas nos separamos de ellos y los utilizamos prácticamente para todo. Ya sea para mirar las conversaciones de Whatsapp, para escoger la mejor canción para ir a pasear, ver una serie o, incluso, para trabajar.

El resultado es que, a lo largo del día, pasamos mucho tiempo mirando la pantalla de nuestro teléfono. Sin embargo, ¿te has planteado alguna vez los problemas que esto puede causarle a tu cuerpo?

No son pocas las personas que sufren dolor de espalda, de cabeza o, incluso, problemas de vista por los smartphones. Por desgracia, el dolor de espalda es, justamente, uno de los problemas de salud crónicos más frecuentes en España.

Actualmente, aunque la mayoría de personas lo desconocen, el uso continuo de smartphones es una de las causas principales de este dolor de espalda. En este artículo te explicamos por qué ocurre y cómo evitarlo.

¿Por qué los smartphones causan dolor de espalda?

Sí, hay muchas personas que experimentan dolor de espalda debido al uso de smartphones. Concretamente, suele tratarse de dolor de espalda cervical, que es la parte de la columna vertebral más superior. Es decir, desde la base del cráneo hasta el tórax, más o menos.

¿Por qué ocurre específicamente en esta zona? Es muy simple. Si te fijas, comprobarás que pocas veces colocamos el móvil a la altura de nuestros ojos, elevando los brazos. Al contrario, tendemos siempre a inclinar la cabeza y el cuello hacia abajo para poder ver bien la pantalla.

Esta postura, que además, normalmente, solemos mantener durante un buen rato, es perjudicial para nuestra espalda. Se estima que, de media, realizamos este movimiento unas 150 veces al día.

Según un estudio, cada vez que inclinamos así la cabeza, es como si cargáramos nuestras cervicales con unos 27 kilogramos de peso. Además, el hecho de mantener esta postura durante largo rato hace que la sobrecarga sea aun mayor en nuestras vértebras cervicales.

El problema principal es que el dolor de espalda suele ser muy incapacitante. De hecho, casi un 12 % de las bajas laborales son debidas a algún tipo de problema en esta zona. Es importante ser conscientes de que un mal hábito de este tipo puede pasarnos factura a lo largo de toda nuestra vida.

¿Qué podemos hacer para evitar problemas por usar smartphones?

En realidad, el dolor de espalda es multifactorial y no depende solo de usar smartphones, aunque es cierto que es uno de los aspectos más relevantes. Sin embargo, también debemos tener en cuenta que la incidencia de esta molestia ha ido aumentando por otros factores.

El abuso de los ordenadores y la televisión es un problema que, indudablemente, forma parte del mismo avance tecnológico que los smartphones. Y todos ellos están relacionados con patologías posturales y problemas de espalda.

Por ello, en primer lugar, lo ideal es intentar reducir las horas que pasamos a lo largo del día utilizando estos dispositivos. Actualmente, muchas de las aplicaciones que más usamos nos indican cuál es el uso diario que hacemos de ellas, como Instagram.

Debemos tratar de reducir este consumo y, al mismo tiempo, evitar realizar ese gesto casi automático de mirar nuestro smartphone continuamente. Otra medida interesante es fijarnos en la postura que adoptamos.

Es recomendable que, en lugar de agachar la cabeza cada vez que quieras mirar algo, eleves tus brazos y coloques el móvil donde lo puedas ver bien. Manteniendo el cuello erguido reducirás la sobrecarga a la que se suelen someter las cervicales.

Además, ejercitar la zona de los hombros y la espalda en general puede ayudarte a fortalecerla. Así, es bastante probable que parte de las molestias disminuyan y el problema mejore.

En conclusión

Los smartphones están relacionados con el dolor de espalda, ya que nos hacen adoptar posturas que sobrecargan la parte cervical, especialmente. Es importante ser conscientes de este problema e intentar reducir el tiempo que pasamos con nuestros móviles.

Información obtenida vía ‘Mejor con salud‘.


sugar-1514247_960_720.jpg?fit=960%2C582&ssl=1

Desde hace unos años, asistimos a un verdadero debate nutricional sobre el azúcar. Después de la guerra contra las grasas, el azúcar se ha convertido en uno de los principales protagonistas de la literatura sobre nutrición. Desvelamos algunas de las mentiras sobre el azúcar más populares que la ciencia se ha encargado de desmentir.

¿El azúcar es necesario para nuestro organismo?

Una afirmación muy usada en la publicidad es que el azúcar es una sustancia necesaria para funcionar, sobre todo en los productos azucarados para el desayuno. Dicen: «los alimentos ricos en azúcar son el combustible necesario para empezar el día con la máxima  energía». ¿Seguro?

Si nos fijamos en lo que dicen las autoridades en materia de alimentación y salud, podemos decir que esta afirmación no es del todo cierta. En ningún caso se establecen cantidades mínimas recomendadas de azúcar; más bien, al contrario. Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS), como la European Food Safety Authority (EFSA) o el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos establecen límites que no deben superarse.

El azúcar blanco no tiene valor nutricional y cuanto menos se consuma, mejor. Lo que necesitan nuestras células para funcionar es glucosa. Y esta la pueden obtener de distintos sustratos. Los más habituales son los carbohidratos y no solo el azúcar.

Según estas organizaciones, las fuentes más indicadas de carbohidratos serían:

  • Granos, preferentemente integrales.
  • Legumbres.
  • Frutas.
  • Tubérculos.

¿El azúcar moreno es mejor que el azúcar blanco?

Esta es otra de las mentiras sobre el azúcar más extendidas. Se basa en la creencia que el azúcar moreno, al igual que otros azúcares naturales, aporta nutrientes, a parte de endulzar la comida. Por lo tanto, podría parecer una mejor opción a la hora de elegir un edulcorante diario. 

El azúcar moreno de calidad ha sufrido un procesado menor que el azúcar blanco. Por eso, conserva una parte de la melaza que le aporta el tono marrón característico. La melaza posee algunos nutrientes como ciertas vitaminas y minerales, aunque en unas cantidades poco relevantes desde el punto de vista nutricional. Esto no lo convierte en una fuente de nutrientes.

Al contrario, también debemos ser cautelosos con el uso del azúcar moreno para endulzar bebidas, yogures, bizcochos, etc. La reacción del organismo es la misma y, por tanto, un alto nivel de consumo puede producir obesidad y caries, aunque sea azúcar moreno y se nos presente como más saludable. 

¿Los edulcorantes artificiales son inocuos?

La mala fama del azúcar y los productos azucarados ha hecho crecer exponencialmente la gama de productos ‘sin azúcar’ o ‘sin azúcares añadidos’. Sin embargo, la mayoría de ellos siguen siendo productos exageradamente dulces y la lista de edulcorantes utilizados es larga.

Los edulcorantes artificiales suelen ser bajos en calorías pero siguen endulzando productos alimenticios que, de esta forma, se convierten en más apetecibles y sabrosos. Pero hace tiempo que sus efectos negativos están bajo la lupa de la ciencia. El uso de alguno de ellos es, como mínimo, cuestionado, dada su posible relación con problemas de salud. 

Algunos estudios científicos los relacionan con la presencia de obesidad, síndrome metabólico y con alteraciones de  la microbiota intestinal. Además, no es seguro que sean una fórmula eficaz para ayudar a los diabéticos a controlar sus niveles de azúcar en sangre. 

¿El azúcar es adictivo?

Esta es una de las últimas mentiras sobre el azúcar que ha aparecido. Las redes sociales están llenas de historias de personas que cuentan sus experiencias en el intento de dejar de consumir azúcar. De hecho, existen teorías sobre la capacidad adictiva del azúcar. 

Sin embargo, en una de las últimas revisiones de literatura científica sobre el tema, los autores concluyeron que «no existe ciencia suficientemente convincente sobre el potencial adictivo del azúcar». 

En cambio, algunos expertos en nutrición centran el problema de la posible adicción, no en el azúcar, sino en los alimentos ultraprocesados ricos en azúcares, grasas y sal. Estos alimentos están formulados para ser extremadamente palatables, lo que quiere decir que son comidas tan ricas que no podemos parar de comerlas.

¿El azúcar provoca hiperactividad infantil?

Muchos padres empiezan a controlar el consumo de azúcar de sus hijos por el efecto que este puede tener en su comportamiento. Es habitual que, en las fiestas infantiles, los niños se vayan animando a medida que comen, generalmente dulces, y juegan con sus amigos.

Es natural que se establezca una relación de causa-efecto entre azúcar y comportamiento animado. Pero, ¿se trata solo del efecto excitante del azúcar? ¿Puede jugar también un papel el cansancio o el ambiente de juego?

Hasta el momento, no hay evidencia científica de que el azúcar cause hiperactividad en los niños que lo consumen. Sin embargo, algunos autores sugieren más investigación sobre un consumo elevado de azúcares añadidos de forma crónica. 

A pesar de todo, existen muchas razones para desaconsejar y reducir verdaderamente el consumo de azúcar en niños. Hay que tener en cuenta que, hoy en día, muchos superan las cantidades máximas recomendadas que evitarían problemas de salud, como caries dental y obesidad. 

Ahora que ya conocemos mejor algunas mentiras sobre el azúcar, tendremos más argumentos para hacer buenas elecciones alimentarias.

Artículo obtenido de ‘Mejor con Salud‘.


dormir.jpg?fit=949%2C720&ssl=1

¿Te levantas cansado/a?, ¿con la garganta reseca? o ¿con la punta de los dedos dormida?. La respuesta positiva puede llegar a ser muy común y es muy positiva que esté detrás de alguna dolencia que desconocemos.

Mano dormida

Si te despiertas por la mañana y notas un hormigueo en la mano o en las extremidades, como si estuvieran dormidas, tienes parestesia. El origen puede ser neurológico, si un nervio ha quedado comprimido en su trayecto desde la médula espinal a la altura de las cervicales hasta la propia mano. Esta situación se puede deber a una mala postura, pero se considera algo extraño si se produce noche tras noche. En el caso de la mano, la causa más común es la presión del nervio mediano a la altura de la muñeca, el llamado síndrome del túnel carpiano. La presión se produce con más frecuencia por la noche, ya que al estar tumbados, más líquido se desplaza hacia los brazos. Se retiene el líquido que, al entrar en el túnel, donde hay poco espacio, presiona el nervio.

Cosquilleo en las piernas

El adormecimiento en las piernas es mucho menos frecuente y se puede deber a la presión del nervio ciático en la salida de las raíces nerviosas en la columna vertebral. Si el adormecimiento cursa con dolor o se mantiene en el tiempo, puede ser señal de enfermedades como hernia de disco o ciática.

Sudoración excesiva

Si nos levantamos con la ropa mojada por el sudor o con más calor de lo normal o las sábanas están empapadas puede ser que tus sábanas sean de material sintético y que no transpire, o que la habitación esté a una temperatura demasiada elevada. Puede que hayas sufrido fiebre. El reflujo puede ser otra causa, aunque también es un síntoma de la menopausia o de la apnea del sueño.

Garganta seca

Si lo que tienes es la garganta seca cuando te levantes, la explicación pude ser sencilla: al no hidratarnos, la faringe se irrita y el moco se espesa. Al tragar menos este moco no se aclara como durante el día. Además, puede ser un efecto del reflujo faringolaringeo, lo que aumenta la producción de moco y favorece la irritación. Las calefacciones en invierno también puede ser un motivo.

Voz ronca

Si tu voz al despertarte suena a ultratumba, no te preocupes porque es normal: se puede deber a las secreciones acumuladas durante la noche, a tener la laringe más seca e irritada. Si además hemos dormido con la boca abierta o roncamos, esta sequedad e irritación aumentan de manera importante.

Recién levantados pero cansados

Si al despertar estamos cansados puede ser porque no hayamos descansado las horas suficientes o porque nuestro sueño se haya fragmentado por algún trastorno del sueño. Se necesita en torno al 40% de sueño de reparador para poder rendir al día siguiente. Los niños deben dormir entre 9 y 11 horas, lo adultos entre 7 y 9 y los ancianos entre 7 y 8.

Dolor de cabeza

Si te levantas con dolor de cabeza y además nos mostramos cansados, es posible que sufras el colapso de la vía aérea superior, es decir, apnea del sueño. Para reducirla se recomiendan cenas ligeras, que pasen dos horas entre el final de la cena y la hora de irnos a dormir, limitar el consumo de bebidas estimulantes o alcohólicas después de las 18 horas, no acostarnos hasta tener sueño y evitar los dispositivos electrónicos. En cambio, leer es más recomendable.

Dolor cervical

El dolor cervical puede producirse por artrosis en el caso de personas mayores, o por malas posturas o sobreesfuerzos el día anterior en el caso de personas jóvenes.

Información obtenido de ‘20 Minutos‘.


woman-1822459_960_720.jpg?fit=960%2C619&ssl=1

Hasta hace relativamente poco tiempo, la participación de la mujer en actividades deportivas de alto impacto era significativamente menor que la de los varones. Esto hacía que las estadísticas sobre rendimiento deportivo, lesiones, modalidades de entrenamiento… fueran mucho más escasas que las de ellos. No obstante, el aumento exponencial de mujeres que hacen deporte a todos los niveles y su incorporación cada vez mayor a deportes como el fútbol, ha permitido ampliar las investigaciones y ahondar en las diferencias entre un género y otro en diferentes facetas relacionadas con la práctica del ejercicio.

Con respecto a las lesiones, las estadísticas apuntan a que hay una serie de daños a los que son más proclives ellas. Entre todos estos daños, destacan las lesiones de rodilla. Condicionantes fisiológicos, hormonales y anatómicos marcan esta diferencia. De hecho, se calcula que las féminas tienen un riesgo de lesionarse la rodilla hasta cuatro veces mayor que los varones. ¿Por qué ocurre esto?

Factores anatómicos

La anatomía de la mujer está concebida en previsión de un posible embarazo y de un parto por vía vaginal. De esta forma, la anchura de las caderas es mayor que la del varón. Esta diferencia facilita el desarrollo y crecimiento del bebé durante la gestación y el trabajo de parto una vez que llegue el momento de dar a luz. No obstante, esta mayor anchura de la pelvis repercute en una alteración de los ángulos de los huesos que convergen en la articulación de la rodilla (tibia, peroné, fémur y rótula). Esta alineación forzada de la articulación de la rodilla con respecto a la cadera hace que sea más vulnerable a las lesiones.

Por otra parte, la escotadura en la que se aloja el Ligamento Cruzado Anterior (LCA), el ligamento que en mayor medida contribuye a dar estabilidad a la rodilla, es más estrecha en las mujeres, de manera que son más proclives a la rotura. Un LCA roto hace que la articulación de la rodilla quede más inestable, lo que a su vez acelera el desgaste articular y favorece la aparición de artrosis prematura.

Factores hormonales

Los estrógenos, las hormonas femeninas por excelencia, tienen una influencia directa en la laxitud de los tejidos. Esto hace que las mujeres, por regla general, sean más flexibles que los hombres, lo que las hace más aptas para ciertos deportes, pero también las convierte en un blanco fácil para las lesiones de rodilla, ya que los tendones y ligamentos encargados de estabilizar la rodilla y sujetarla en momentos críticos como la carrera, los giros, los saltos… son más laxos y cumplen peor esta función.

Por otro lado, hay estudios que demuestran que el ciclo menstrual provoca cambios en la proliferación y en la síntesis de colágeno y fibroblastos, dos compuestos esenciales para dar consistencia, fuerza y tono a los tejidos. Asimismo, los anticonceptivos orales y la fase preovulatoria también tienen repercusiones en la laxitud muscular, lo que incrementa el riesgo de lesión.

Factores musculares

Por regla general, las mujeres tienen menor tono muscular por una mera cuestión fisiológica. Este hecho es especialmente relevante cuando se trata de los isquiotibiales, los cuádriceps y el glúteo medio, ya que estos músculos se encargan de dar estabilidad a la rodilla y de mantenerla alineada con la cadera y el resto del tronco. El hecho de tenerlos menos tonificados hace que la rodilla femenina sea más inestable y además esté más expuesta a torsiones y movimientos forzados que pueden acabar en lesión.

¿Cómo se puede contrarrestar el lastre de estas circunstancias? Los especialistas en Medicina Deportiva y entrenamiento deportivo apuestan por trabajar la propiocepción para mejorar la ergonomía, la carrera, el salto, etc., hacer estudios de biomecánica para mejorar la pisada y recomendar el mejor calzado y plantillas específicas para cada mujer y diseñar planes de entrenamiento que refuercen la musculatura implicada en la estabilidad y protección de la rodilla, como son los cuádriceps, los isquiotibiales y los glúteos.

Información obtenida de ‘Muy saludable‘.


microbiologist-1332376_960_720.jpg?fit=960%2C647&ssl=1

Son consideradas enfermedades raras aquellas que “afectan a menos de 5 de cada 10.000 habitantes”

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades raras están empezando a contar con un mayor apoyo por parte de la Comisión Europea para financiar las investigaciones de tratamientos y medicamentos. Dado que este tipo de enfermedades no afectan a la gran mayoría de población no se destinan a ellas tanto recursos como a otras que son más frecuentes.

Para que una enfermedad se considere rara, como bien indica la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER), debe afectar “a menos de 5 de cada 10.000 habitantes”. Con todo, según la OMS, “se estima que en España existen más de 3 millones de personas con enfermedades poco frecuentes”.

Una excelente iniciativa que ha tenido la página web diseasemaps es conseguir poner en contacto a personas con enfermedades raras para que no se sientan solas y puedan encontrar ayuda. Para ello, tan solo hay que teclear la enfermedad o, incluso, los síntomas para comprobar a qué otras personas les sucede lo mismo en España.

¿Qué enfermedades raras son las más comunes?

En la actualidad, existen muchas enfermedades raras que ha recogido ORPHANET, sin embargo, todas ellas aún se continúan investigando para poder realizar un listado completo de aquellas que son más comunes en España. Pues, como indica el Observatorio sobre las Enfermedades Raras (OBER), “en España sí se investiga en enfermedades raras, pero la información disponible está muy fragmentada”. Por esta razón, con la ayuda de FEDER y de ORPHANET, a continuación, exponemos algunas de las más comunes en nuestro país.

Tetralogía de Fallot

La Tetralogía de Fallot es una malformación cardíaca congénita en la que se produce una constricción en la válvula pulmonar que provoca una reducción del flujo de sangre. Además, la aorta en lugar de estar un poco desplazada a la derecha se sitúa justo encima de la comunicación ventricular. Todo esto ocasiona que el ventrículo derecho sufra una hipertrofia.

Es una enfermedad rara que combina diferentes lesiones y que “se produce en 1 de cada 30.000 nacimientos”. Suele diagnosticarse de manera precoz y el tratamiento quirúrgico y seguimiento posterior ha conseguido que la tasa de supervivencia se sitúe en el 85%.

Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)

Esta es una enfermedad neurodegenerativa que no tiene cura. Se trata de una parálisis muscular que evoluciona de manera progresiva y que degenera las neuronas motoras, lo que causa disfagia, dificultades para hablar y rigidez en los músculos. Su desarrollo suele darse a los 60 años, aunque puede aparecer antes. Por lo general, la esperanza de vida es de 2 a 5 años.

Actualmente, hay tratamientos que permiten ralentizar la evolución de la enfermedad, pero no curarla. La Sociedad Española de Neurología (SEN) afirma que “Existen más de 3000 afectados de ELA en España”.

Miastenia gravis

La miastenia gravis es una enfermedad neuromuscular autoinmune crónica que provoca fatiga y debilidad muscular. Las personas con miastenia gravis pueden tener dificultades para hablar, comer e, incluso, respirar. Sin embargo, a pesar de que no tiene cura, las terapias existentes han conseguido que hasta el 90% de los pacientes logren una gran mejoría.

Como menciona la SEN, “Cada año se diagnostican en España unos 700 nuevos casos” de miastenia. Su reconocimiento temprano es imprescindible, aunque no siempre es fácil. Con todo, esta enfermedad puede causar una importante incapacidad.

Sensibilidad Química Múltiple (SQM)

Esta es otra de las enfermedades raras más comunes. Ante la exposición a un químico, aunque sea una dosis muy baja, pueden surgir problemas respiratorios, dolores de cabeza o fatiga, entre otros. Entre los compuestos que pueden provocar estas reacciones se encuentran las colonias, la lejía, el sol o, incluso, las ondas electromagnéticas.

Aunque todavía la OMS no reconoce esta enfermedad, existen diferentes opiniones sobre ella que complican el diagnóstico y tratamiento (dejar de exponerse a la sustancia que provoca las reacciones ya expuestas). Se estima que un “15% de la población general presentan mecanismos de respuesta excesiva frente a algunos estímulos químicos […]” y “En un 5% de casos estos procesos son claramente patológicos”.

Estas son algunas de las enfermedades raras más comunes en España, aunque existen muchas más. No obstante, habrá que esperar a que las investigaciones avancen para poder unir toda la información que, por el momento, aún está muy fragmentada.

Información obtenida de ‘20 Minutos



Reciente estudio confirma que quienes consumen hongos una o dos veces por semana tienen un riesgo 8% menor de desarrollarlo.


Los resultados del primer estudio de cohorte a largo plazo sobre más de 36.000 hombres durante décadas sugieren una asociación entre comer champiñones, setas y otros hongos y un menor riesgo de cáncer de próstata, según publican sus autores en la revista International Journal of Cancer.

El cáncer de próstata comienza cuando las células de la glándula prostática, una pequeña glándula con forma de nuez que produce el líquido seminal, comienzan a crecer. Es una de las formas más comunes de cáncer que afecta a los hombres, con más de 1,2 millones de casos nuevos diagnosticados en todo el mundo en 2018, y el riesgo aumenta con la edad.

Los hongos se usan ampliamente en Asia tanto por su valor nutricional como por sus propiedades medicinales.”Los estudios de laboratorio en probetas y organismos vivos han demostrado que los hongos tienen el potencial de prevenir el cáncer de próstata -señala Shu Zhang, profesor asistente de Epidemiología en el Departamento de Informática y Salud Pública de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Tohoku, en Japón-. Sin embargo, la relación entre el consumo de hongos y el cáncer de próstata en humanos nunca se ha investigado antes”.

“Hasta donde sabemos, este es el primer estudio de cohorte que indica el potencial preventivo del cáncer de próstata de los hongos a nivel de población -destaca Zhang-. Aunque nuestro estudio sugiere que el consumo regular de hongos puede reducir el riesgo de cáncer de próstata, también queremos enfatizar que comer una dieta saludable y equilibrada es mucho más importante que llenar su cesta de la compra con hongos“.

Menor riesgo de desarrollar cáncer de próstata

Para este estudio, los investigadores analizaron dos cohortes con un total de 36.499 hombres entre las edades de 40 y 79 años en Miyagi y Ohsaki (Japón), desde 1990 y 1994, respectivamente, con una duración del seguimiento para la cohorte Miyagi de 24,5 años), y de 13,25 años en el caso de la cohorte Ohsaki. Se les pidió a los hombres que completaran un cuestionario relacionado con sus elecciones de estilo de vida, como el consumo de hongos y otros alimentos, actividad física, hábitos de fumar y beber, así como que proporcionaran información sobre su educación y antecedentes familiares y médicos.

El seguimiento a largo plazo de los participantes indicó que el consumo de hongos de forma regular reduce el riesgo de cáncer de próstata, y fue especialmente significativo en hombres de 50 años o más y en aquellos cuya dieta consistía principalmente en carne y productos lácteos, con un consumo limitado de frutas y verduras.

También el análisis estadístico de los datos (utilizando el modelo de riesgos proporcionales de Cox) indicó que el consumo regular de hongos estaba relacionado con un menor riesgo de cáncer de próstata, independientemente de la cantidad de frutas y verduras, o de carne y productos lácteos. De los participantes, el 3,3% desarrolló cáncer de próstata durante el período de seguimiento. Los participantes que consumieron hongos una o dos veces por semana tenían un riesgo 8% menor de desarrollar cáncer de próstata, en comparación con los que comieron hongos menos de una vez por semana.

Según Zhang, “los hongos son una buena fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes, especialmente L-ergotioneina”, que se cree que mitiga el estrés oxidativo, un desequilibrio celular resultante de una dieta pobre y elecciones de estilo de vida y exposición a toxinas ambientales que pueden conducir a una inflamación crónica que es responsable de enfermedades crónicas como el cáncer.

Información obtenida en ‘20 Minutos‘.


ecografia.jpg?fit=626%2C417&ssl=1

La ecografía 4D es una técnica que facilita llevar a cabo una captura de imagen del feto mostrándonos, en el mismo instante, lo que pasa en el interior del útero. Aunque no tiene que ver con una utilidad de diagnóstico por definición, la ecografía 4D tiene indispensables apps. médicas para descubrir probables deformaciones en el niño recién nacido.


piel-naranja.jpg?fit=1200%2C846&ssl=1

¿Sabes que SÍ se puede remover celulitis sin cirugía?

La piel de naranja es una condición de la piel muy molesta que empeora el aspecto de nuestro cuerpo realizando que este pierda tersura y uniformidad. Pero, aunque te cueste creerlo, ¡es viable remover la celulitis! Y, para eso, no será necesario que te gastes una millonada en liposucciones o intervenciones quirúrgicas ya que hay muchas formas de poder conseguirlo.


logo-centro-medico-el-eden

Centro Médico El Edén

C/Alcántara, 33 Totana 30850 Murcia

Teléfono: +34 968-420-766

Copyright by Lorca Comunicación @ 2019. Todos los derechos reservados.