Mejora la salud del cerebro controlándote la presión arterial

4 julio 2020 0
El-control-de-la-presion-arterial-mejora-la-salud-del-cerebro.jpg?fit=1200%2C675&ssl=1

La presión arterial es el mecanismo por el cual la sangre puede fluir por todo el cuerpo en las arterias para alcanzar los órganos y las extremidades corporales. La presión arterial normal se considera, en cualquier lugar, en el rango de entre 90/60 mmHg – 120/80 mmHg.

Tener presión arterial alta, también conocida como hipertensión, es cuando la presión está por encima de 140/90 mmHg. Si bien todos podemos tener hipertensión de vez en cuando, tener una presión arterial alta persistente puede causar efectos adversos para el cuerpo, incluido el cerebro.

Las causas más comunes de hipertensión incluyen una alta ingesta de sodio (sal), obesidad o sobrepeso que conduce a la aterosclerosis (engrosamiento y endurecimiento de las arterias), ingesta excesivo de alcohol, estilo de vida sedentario (inactividad física), edad avanzada, antecedentes familiares de hipertensión debido a genes, ser de ascendencia afroamericana o del sur de Asia y, finalmente, ser hombre antes de los 55 años, o mujer después de los 55 años.

Así, por lo general, tener hipertensión no produce ningún síntoma notable y solo las lecturas regulares de la presión arterial pueden revelar la presencia de hipertensión. Los síntomas solo ocurren hasta que llegan complicaciones de salud debido a la hipertensión no controlada.

HIPERTENSIÓN ARTERIAL Y EL CEREBRO

Además de todas las complicaciones mencionadas anteriormente, la hipertensión crónica también puede conducir a varias afecciones potencialmente fatales en el cerebro, como aneurismas y derrames cerebrales.

Aunque estos son más pequeños y persistentes, como un ataque isquémico transitorio, lo cierto es que pueden conducir a demencia vascular y otras demencias, que tienden a tener pronósticos pobres y, a menudo, son incurables.

Un estudio, publicado en The Lancet Neurology, investigó las alteraciones estructurales en el cerebro mediante la realización de resonancia magnética, los cambios funcionales por imágenes de PET, así como las evaluaciones cognitivas en un grupo de 502 individuos de entre 69 y 71 años en Reino Unido, ninguno con demencia.

Anteriormente, las mediciones de presión arterial se tomaban en las edades de 36, 43, 53, 60 y 69 años.  Tener una presión arterial más alta a los 53 años y tener un mayor incremento en la presión arterial, entre los 43 y 53, se asoció con los volúmenes de hipertensidad de la sustancia blanca del cerebro (WMHV).

Los incrementos específicos en la presión arterial diastólica de 36 a 43 años se asociaron con un volumen de cerebro completo más pequeño a los 70 años de edad, mientras que los mayores incrementos a la presión arterial sistólica entre 34 y 43 años, se asociaron con volúmenes de hipocampo más pequeños a los 70.

Precisamente, a la edad de 70 años, estas observaciones no se asociaron con niveles de beta-amiloide o con puntuaciones de evaluación cognitiva significativamente pobres.

Sin embargo, este estudio indica profundos cambios estructurales en el cerebro como resultado de la hipertensión y mayores incrementos en la presión arterial. Esto puede conducir a la aparición de demencia dentro de la década, más o menos.

MEJORAR LA SALUD DEL CEREBRO MEDIANTE EL CONTROL DE LA PRESIÓN ARTERIAL

Varios estudios epidemiológicos han postulado la hipertensión como un factor de riesgo primario para la enfermedad isquémica de vasos pequeños cerebrales (SVID) y las lesiones de la sustancia blanca (WML).

Estos mismos están asociados con el deterioro cognitivo y la aparición de la enfermedad de alzhéimer y otras demencias. Con base en el estudio anterior, uno podría especular que si la presión arterial se controlase cuidadosamente desde el comienzo y la mitad de la vida, se mantendría la salud del cerebro.

Un grupo de investigación realizó un estudio de resonancia magnética en adultos hipertensos mayores de 50 años en los Estados Unidos, obteniendo imágenes de 670 personas al inicio y 449 después de un seguimiento de 4 años.

Así, se asignaron aleatoriamente dos tipos de estrategias de tratamiento: lograr una presión arterial sistólica inferior a 120 mmHg (tratamiento intensivo) o inferior a 140 mmHg (tratamiento estándar).

El resultado primario de este estudio fue un cambio en el volumen total de WML desde el inicio. El grupo que recibió el tratamiento antihipertensivo intensivo más severo mostró un aumento del volumen de VWL de 4.57 a 5.49 cm3 en comparación con un aumento del volumen de VML de 4.40 a 5.85 cm3 para aquellos que recibieron el tratamiento antihipertensivo estándar.

Este estudio muestra que atacar la hipertensión conduce a un aumento menor en el volumen de WML en el cerebro, pero también a una disminución mayor en el volumen total del cerebro en general. Existen diferencias entre una estrategia de tratamiento antihipertensivo intensivo versus estándar, pero estas diferencias son pequeñas.

La diferencia anatómica en la mayor pérdida de volumen cerebral todavía no está clara, aunque se sabe que la presión arterial está asociada con volúmenes cerebrales más pequeños.


Deja un comentario


logo-centro-medico-el-eden

Centro Médico El Edén

C/Alcántara, 33 Totana 30850 Murcia

Teléfono: +34 968-420-766

Copyright by Lorca Comunicación @ 2020. Todos los derechos reservados.

A %d blogueros les gusta esto: