El cerebro enfadado

21 julio 2021 0
enfado-880x1024-1.png?fit=880%2C1024&ssl=1

Nuestras emociones nos guían y nos acompañan en la vida.

A veces las sentimos tan intensamente, que nos secuestran y quedamos a su merced.

El enfado es una de esas emociones intensas que cuando llega, anula nuestra capacidad de reflexión, nos aleja de la paz que hay en nosotros y provoca una verdadera revolución en nuestro cuerpo.

La función del enfado es defendernos de un ataque que puede poner en peligro nuestra supervivencia. En el siglo XXI, los límites que debemos defender son más internos que físicos, por eso podemos sentir mucha ira cuando alguien traspasa algunos de nuestros límites personales.

CUANDO EL CEREBRO SE ENFADA

La neurociencia ha estudiado desde hace mucho tiempo, la correlación de las emociones con ciertas áreas cerebrales. En el caso de la ira, se ha descubierto que se activan ciertas áreas cerebrales… (Alia-Klein, N., et al., 2020).

La ínsula anterior: Esta zona es un puente que conecta el sistema límbico (el “cerebro emocional”) con el neocortex y todas las funciones superiores que tenemos los seres humanos. La zona anterior de la ínsula, se encarga de la integración emocional para que podamos experimentar las percepciones de manera global.

El tálamo: Esta área se encarga de integrar la información que llega de nuestros sentidos y después dirige esta información a la corteza cerebral. También está implicado en la aparición de los estados emocionales, de modo que se activa con la ira.

La Amígdala: Es el centro nuestro mundo emocional. Es muy sensible al estrés y a los sucesos externos que ponen en peligro nuestra supervivencia. Actúa como una alarma general que activa todo el cuerpo y tiene la capacidad de paralizar toda la actividad cerebral. Es la responsable de la activación de la respuesta lucha o huida”, creando en nosotros los síntomas propios del estrés.

La Corteza Pre-frontal: El lóbulo frontal se encarga de funciones ejecutivas superiores como la toma de decisiones, regular la atención y la regulación emocional. Podemos calmar nuestra amígdala de manera consciente a través de la respiración, conducta que regulamos desde nuestra corteza prefrontal. 

La corteza pre-frontal es capaz de calmar emociones intensas, se encarga de dirigir la atención, controla los impulsos y es capaz de adaptarse a situaciones novedosas y cambiantes. Cuando sentimos ira, esta zona tiene mucho trabajo.

Cuando tenemos dificultades para regular la ira, respondemos de manera impulsiva y por eso, cuando estamos enfadados, podemos decir cosas que pensamos, pero que en otras circunstancias, nos callaríamos. Por eso a veces se dice que la ira puede llevarnos a ser más sinceros y honestos.

Considero que esta sinceridad es “egoísta” y poco empática porque deseamos reducir nuestro malestar hiriendo a otra persona

EL ENFADO EN EL CUERPO

Observando las áreas cerebrales que se activan cuando sentimos ira, parece obvio que nuestro cuerpo emite una respuesta de estrés, activando la respuesta de “lucha-huida” e hiperactivando la rama simpática de nuestro sistema nervioso central autónomo, especialmente las glándulas suprarrenales.

Sintiendo la ira… apretamos los dientes, apretamos los puños, elevamos nuestro tono de voz o gritamos, los labios se afinan, en ocasiones mostramos los dientes y también se enrojece la piel de nuestro rostro.

La ira dentro del cuerpo… Taquicardia, hiperventilación, aumento de la presión arterial, cuerpo en tensión, aumento de la glucosa en sangre para tener energía para luchar. Si la ira es fugaz, movilizaremos mucha energía en poco tiempo pero nuestro cuerpo se recuperará. Si experimentamos ira casi a diario, mantendremos a nuestro cuerpo estresado y eso afectará a nuestra salud física y emocional.

El enfado o la ira, podemos expresarlo o reprimirlo. Podemos expresarlo totalmente (agresión física y verbal) o parcialmente (agresión verbal). Algunos estudios han identificado que la agresión reactiva (la que se produce en respuesta a una provocación o amenaza externa) se produce en ciclos que se pueden predecir.  En los seres humanos, las tasas de agresión física fluctúan con las estaciones, la cantidad de horas de luz y la temperatura. Las agresiones físicas son más habituales en verano y menos en invierno (Hood, S., Amir, S., 2018). Estamos conectados a la naturaleza y a sus ciclos.

APRENDER A REGULAR EL ENFADO

Las causas de enfado pueden ser muchas. Algunas de ellas aparecen en nuestro entorno en forma de amenaza, otras nacen en nuestro interior al sentir que otra persona no nos toma en serio o no respeta nuestros límites personales.

Es habitual que la  ira o el enfado, surja de manera repentina y expresemos nuestro malestar, exteriorizándolo en un conflicto. La ira suele escalar muy rápido y subir de intensidad especialmente si observamos señales de provocación por parte de otras personas.

Sea lo que sea lo que impulsa tu ira, debes saber que puedes regularla.

Ante la ira… ¡RESPIRA!: Esta frase te va a resultar muy útil cuando sientas mucho enfado, porque con esta pequeña rima, recordarás que puedes regularlo, que no tienes que expresarlo completamente. La próxima vez que sientas que el enfado te visita, respira con calma y haz un esfuerzo por calmar tu respiración antes de reaccionar. Tal vez te ayude contar mentalmente “1,2,3” para inspirar y “1,2,3” para espirar. Y si puedes alargar un poco el tiempo que dedicas a la espiración, calmarás tu cuerpo y mente más profundamente.

Y si sientes que la ira es un compañero de vida o sientes frustraciones diarias que te impiden vivir plenamente, busca ayuda de un psicólogo que te enseñe más cosas sobre tus emociones y te enseñe a regularlas.

Ya sabes que yo estoy disponible para ayudarte… tú decides. Puedes visitar mi web desde aquí.

  • Alia-Klein, N., et al. (2020). The feeling of anger: From brain networks no linguistic expressions. Neuroscience and Biobehavioral Reviews; 108 (480-497). doi: 10.1016/j.neurobiorev.2019.12.002.
  • Hood, S., Amir, S. (2018). Biological clocks and rhythms of anger and agression. Frontiers in Behavioral Neuroscience. 12:4. doi: 10.3389/fnbeh.2018.00004.

El artículo El cerebro enfadado se publicó primero en Noticias en Salud.


Deja un comentario


logo-centro-medico-el-eden

Centro Médico El Edén

C/Alcántara, 33 Totana 30850 Murcia

Teléfono: +34 968-420-766

Copyright by Lorca Comunicación @ 2020. Todos los derechos reservados.

A %d blogueros les gusta esto: