Últimas noticias

SALA DE PRENSA


Un pilar esencial de nuestra salud mental, es el cuerpo. Sí, puede que te sorprenda que el cuerpo sea importante para nuestra salud emocional, pero debes saber que el cuerpo actúa como un espejo de todo lo que sentimos y pensamos, llegando a expresar por medio de dolores y molestias, las emociones que reprimimos, que rechazamos y no escuchamos.

En ocasiones el cuerpo emite un grito ensordecedor para que paremos, para que nos tomemos tiempo, para que descansemos antes de sentirnos tan exhaustos que la enfermedad llegue a nuestra vida y nos obligue a tomarnos ese tiempo que deberíamos habernos dedicado hace mucho.

Como verás, el cuerpo es profundamente sabio porque al principio nos avisa del malestar por medio de emociones y pensamientos, pero cuando no nos hacemos caso, es el cuerpo el que toma el control y materializa todo ese malestar que llevamos en nuestro interior.

La pandemia mundial que se ha desarrollado por la Covid-19, nos ha dado más tiempo, en ocasiones nos ha confrontado con nuestra ansiedad, tristeza o estrés, síntomas todos ellos de que algo no iba bien, de que teníamos que hacer cambios en nuestra vida para vivirla plenamente.

No desaproveches esta oportunidad que te ha brindado la vida y cada día contacta con tu cuerpo, obsérvalo y explora tu verdadero yo a través de él. Algunas cosas que puedes hacer para contactar con tu cuerpo, son:

  • Conciencia somática: Una manera de contactar con tu cuerpo, es por medio de un ejercicio muy sencillo de conciencia somática, lo que en meditación también es llamado escáner corporal o body-scan. Es una práctica muy sencilla que puedes realizar en cualquier momento del día, dedicándote diez minutos para tumbarte tranquilamente en la cama y hacer un repaso de tu cuerpo. A continuación te doy algunas pautas o instrucciones que puedes seguir para hacerte más consciente de tu cuerpo.

Comienza centrándote en tu respiración, calmada… lenta… observa el movimiento de tu cuerpo cuando tomas aire y cuando lo expulsas… siente la energía que toma tu cuerpo en cada inspiración y experimenta la relajación cuando espiras… Cuando sientas que eres consciente de tu cuerpo y tu mente está calmada, comienza a hacer un repaso de cada parte de tu cuerpo… Comienza por los pies… los tobillos… las pantorrillas… las rodillas… los muslos y cómo estos se unen al tronco de tu cuerpo a través de las ingles… al tiempo que recorres tu cuerpo, sigue conectado a tu respiración… Ahora continúa por tus caderas… la pelvis… el abdomen y su movimiento con cada inspiración y espiración… siente la parte media y baja de la espalda… hazte consciente también de tu pecho, del lugar exacto en que habita tu corazón y siente cómo late con calma… experimenta también la extensión de tu espalda, incluidos los hombros. Observa tus brazos en toda su extensión, especialmente sus extremos… los codos, las muñecas, la punta de los dedos… Llega el turno del cuello… siente toda su extensión y cómo sostiene tu cabeza… Por último, hazte consciente de tu rostro… de tus labios, de la punta de la nariz, de los párpados, de las cejas y el cuero cabelludo… Siéntete profundamente conectado a tu cuerpo, parte de ti y al mismo tiempo sabiendo que tú eres mucho más que tu cuerpo…

  • Conversando con el dolor: Como ya te comenté antes, nuestro cuerpo es capaz de reflejar aquello que no integramos en nosotros o que rechazamos. Muchos dolores y molestias surgen como reflejo de esa sordera emocional que solemos tener. Hay una técnica muy sencilla que suelo aplicar en las terapias que realizo y que también practico conmigo misma cuando el dolor del lumbago llega hasta mí.

Cuando siento un dolor intenso en mi cuerpo y que suele ser habitual (en mi caso siempre se me ha recargado la parte baja de la espalda, la zona sacra), suelo salir al aire libre (en ocasiones con salir al balcón es suficiente) para sentir el sol en mi piel, para relajarme en mi propio cuerpo y en mi respiración y cuando me siento más calmada y siento que dejo de luchar con el dolor, cuando mi deseo de que desaparezca es menor, centro mi atención en esa zona dolorida y comienzo a tener una conversación con el dolor porque él forma parte de mí y debo comprenderlo para aceptarlo e integrarlo en mí.

Una vez que comienzo a conversar con él, hay días en que le pregunto por qué está ahí, por qué me acompaña, en ocasiones tan solo le digo que soy consciente de su presencia, de que quiere que me tome un tiempo libre, que abandone temporalmente mis responsabilidades para relajarme.

Las respuestas del dolor pueden llegarme por medio de pensamientos, un diálogo, imágenes o simplemente sabiendo lo que quiere comunicarme. Una vez que comprendo la razón de ser del dolor, suelo despedirme de él y le suelo dar las gracias por hacerme consciente de aquello que no podía ver ni escuchar de mí misma.

Sé que te puede parecer un ejercicio algo extraño, pero es muy eficaz. La próxima vez que sientas dolor, prueba a hablar con él y déjate llevar, no te juzgues ni critiques, tan solo dedícate tiempo y date amor.

  • Desarrollando tu cinestesia: Por último, quiero hablar de esta habilidad que poseemos los seres humanos para sentir los movimientos de nuestro cuerpo y el funcionamiento de los órganos internos (pulmones, corazón, intestino, etc.).

Solemos perdernos en nuestra mente, olvidando por completo a nuestro cuerpo porque es autónomo, porque lo hace todo solo. Para que puedas desarrollar esta percepción interna, puedes hacer algunas cosas:

  • Observa tu respiración, atiende a la manera en que tus pulmones y caja torácica se expanden cuando tomas aire y cómo se hunden cuando espiras. También puedes observar cómo el abdomen se infla cuando inspiras y cómo se desinfla cuando espiras. Si quieres practicar la respiración consciente, te puedes descargar esta meditación en este enlace.
  • Puedes observar el latido de tu corazón llevando una de tus manos al pecho o localizando el latido en tu muñeca.
  • También puedes observar tu digestión. Después de comer, puedes sentarte cómodamente o tumbarte y dedicar unos minutos a hacerte consciente a cómo funciona tu estómago, tal vez lo sientas lleno, tal vez sientas que tu corazón late un poco más rápido para llevar su sangre a esta zona de tu cuerpo, tal vez sientas sueño o una profunda relajación… simplemente observa…

Recuerda que tu cuerpo es el templo en el que habita tu alma, cuídalo, escúchalo y dedícale tiempo. Pero no olvides que tú eres mucho más que tu cuerpo, eres alguien único en todo el universo.

El artículo Regular nuestras emociones a través del cuerpo se publicó primero en Noticias en Salud.



Fernando Ramos Gómez es el presidente de la Asociación Española de Fisioterapeutas (AEF), además de profesor en la Facultad de Fisioterapia de la Universidad de A Coruña.

Vivimos una situación extraordinaria en la que todos los profesionales de la salud se han visto afectados y luchan contra este nuevo virus. En el caso de los fisioterapeutas, ¿cómo ayudan a los pacientes de covid-19?

La actual pandemia ha permitido visibilizar la importancia del trabajo de los fisioterapeutas sobre los diferentes colectivos que se han visto afectados por la Covid-19. Hablamos de todas las personas que han sufrido la enfermedad, así como de otras muchas que han visto deteriorada su funcionalidad, tanto por el confinamiento domiciliario como por el aplazamiento de los tratamientos derivado de la situación de emergencia.

Respecto a las personas que han padecido la enfermedad, podemos establecer diferentes fases en las que la actuación del fisioterapeuta ha resultado fundamental.

La fase de ingreso hospitalario ha puesto de manifiesto la importancia del trabajo de los fisioterapeutas en la mejora de la ventilación pulmonar, gestionando la fatiga muscular presente en una buena parte de estos pacientes y previniendo el deterioro funcional derivado del propio ingreso hospitalario.

En caso de que se precise ingreso en una Unidad de Cuidados Intensivos, el fisioterapeuta participa en las actuaciones dirigidas al manejo postural del paciente, procurando optimizar la relación perfusión/ventilación y aplicando procedimientos de movilización precoz para prevenir la aparición de debilidad muscular adquirida en UCI.

Generalmente, ¿qué consecuencias de las que sufren estos pacientes pueden ser tratadas por fisioterapeutas?

Hablamos fundamentalmente de secuelas desde el punto de vista de la función pulmonar, especialmente en aquellos que han sufrido en UCI un síndrome de distrés respiratorio agudo.

Además, se observa en muchos de los pacientes que han precisado de cuidados críticos, el desarrollo de una polineuropatía que se caracteriza por una debilidad muscular generalizada, con importantes repercusiones sobre las actividades que pueden realizar aquellas personas que la sufren y donde el trabajo de los profesionales de la  Fisioterapia resulta especialmente relevante para la recuperación de la funcionalidad.

¿Y tras el alta hospitalaria? ¿Deben tomar algunas medidas los pacientes?

El alta hospitalaria se produce cuando los pacientes alcanzan una situación de estabilidad clínica si bien todavía persisten secuelas derivadas de la enfermedad, muchas de ellas aún desconocidas.

Las medidas fundamentales que deben ser implementadas, pasan por dar continuidad a los tratamientos de Fisioterapia, encaminados a recuperarse de la afectación pulmonar, que en muchos casos genera disnea o sensación de falta de aire a los pacientes cuando realizan actividades de la vida diaria.

Así mismo, es necesario poner en marcha programas de trabajo de fuerza, equilibrio y mejora de la resistencia cardiopulmonar, lo que permite una mayor autonomía funcional y recuperar los niveles de actividad e independencia previos a la enfermedad.

¿Cree que la sociedad es realmente consciente de la importancia de la fisioterapia para la rehabilitación de estos pacientes?

La Fisioterapia es la cuarta profesión sanitaria en cuanto a número de profesionales en nuestro país. El papel de la Fisioterapia y su importancia en muchos ámbitos es bien conocido por la sociedad. La actual crisis ha visibilizado el papel de la profesión en una crisis que se ha presentado de forma inesperada y que ha situado al límite la capacidad resolutiva de los sistemas sanitarios.

En este contexto, los fisioterapeutas han demostrado una elevada capacitación y compromiso con la sociedad y cada vez son más los ciudadanos que reconocen la necesidad de la Fisioterapia en el manejo de la enfermedad por covid-19 y sus secuelas.

Con la llegada de este nuevo virus, el confinamiento y el miedo, son muchos los pacientes que dejaron de ir a rehabilitación, ¿qué deben de hacer estas personas?

Resulta imprescindible atender las necesidades de los pacientes que vieron interrumpidos sus tratamientos especialmente cuando la mayor parte de los procesos que se atienden desde la Fisioterapia se relacionan con enfermedades de naturaleza crónica y en muchos casos generando pérdida o limitación de la funcionalidad y autonomía de los pacientes.

El aplazamiento de estos tratamientos aumenta el riesgo de cronicidad y dependencia, y esto se traduce en aspectos tan críticos como un aumento de la tasa de consumo de medicamentos o una mayor asistencia a las consultas de urgencias, por el agravamiento de las patologías no tratadas.

Por todo lo expuesto, es fundamental retomar los tratamientos aplazados, dimensionando las nuevas necesidades terapéuticas, las repercusiones derivadas del confinamiento y priorizando sobre aquellos aspectos que deben ser abordados sin demora.

Poco a poco, la tecnología también se va adentrando en el mundo de la fisioterapia, ¿cree que la realidad virtual y los videojuegos ayudarán en la rehabilitación de los pacientes?

Efectivamente, desarrollo tecnológico experimentado en los últimos años, ha servido para poner al servicio de los profesionales nuevas herramientas de trabajo que permiten complementar el tratamiento convencional.

Son numerosos los ámbitos de ejercicio de la profesión en la que se emplean este tipo de instrumentos como nuevas alternativas terapéuticas y con un horizonte que nos traerá un empleo cada vez mayor de los mismos.

En la actualidad, este tipo de procedimientos son empleados con frecuencia en al tratamiento de pacientes con lesiones neurológicas. En estas situaciones, en las que se produce una alteración en la capacidad funcional del paciente, causada por una deficiencia en el desarrollo de las funciones motoras, sensoriales y cognitivas, la realidad virtual puede resultar útil para simular entornos que impliquen la realización de tareas funcionales que, basadas en la repetición sostenida, puedan consolidar la integración de movimientos que favorezcan la autonomía funcional.

El empleo de videojuegos o realidad virtual se emplea en otros ámbitos como en el tratamiento del dolor crónico y el propio carácter lúdico de los mismos, pueden ser aliados perfectos para mejorar la adherencia de los pacientes a los tratamientos.

Dejando a un lado la situación provocada por la covid-19, ¿cuál es la situación de la fisioterapia en España? ¿A qué retos os enfrentáis?

La Fisioterapia como profesión se enfrenta a numerosos desafíos en la próxima década, destacando uno de especial calado.

El envejecimiento de la población, acompañado de la disminución drástica de los niveles de actividad física y la no adopción de hábitos saludables, está generando una transición epidemiológica, con importantes cambios en los patrones de enfermedad y en las causas de muerte.

A pesar de que cada vez vivimos más, aumenta el número de años que vivimos enfermos, no solo debido al proceso de envejecimiento, sino también porque crece el número de enfermedades de carácter crónico íntimamente ligadas a bajos niveles de actividad física.

La esperanza de vida de los españoles se ha duplicado en cuatro generaciones y se prevé que España sea el país más longevo del mundo en 2040, con una esperanza de vida situada en los 85,8 años. Ante este preocupante escenario, es necesario dar visibilidad al papel primordial que tiene el fisioterapeuta en el diagnóstico y tratamiento de las disfunciones derivadas de enfermedades crónicas, o de aquellas que van asociadas al propio proceso fisiológico del envejecimiento.

El empleo del ejercicio físico terapéutico, competencia nuclear del fisioterapeuta, interviene con efectos positivos sobre multitud de sistemas corporales, habiendo demostrado contrastada eficacia en la mejora de los síntomas, reducción de la necesidad de fármacos, disminución de las tasas de morbilidad, y todo ello atendiendo al individuo en toda su globalidad desde una perspectiva biopsicosocial.

La fisioterapia podría compararse con una píldora de amplio espectro en el manejo de estas enfermedades.

Las diferentes administraciones deben involucrarse en crear las condiciones necesarias para que la población goce de una vida más activa, que le permita conservar la salud y autonomía personal, de mayor calidad de vida y reducir la presencia de las enfermedades relacionadas con el sedentarismo.

Todas las profesiones sanitarias debemos actuar de forma coordinada para alcanzar este objetivo. La fisioterapia se encuentra muy bien posicionada y el paso del tiempo afianzará más aún esta posición en la que es necesaria una participación efectiva de todos los agentes implicados.

Por último, ¿podría destacarme alguno de los últimos avances en fisioterapia?

La práctica de la Fisioterapia evoluciona al ritmo que demanda la sociedad. Derivado de la coyuntura actual, se precisa ampliar el abanico de posibilidades dentro del ejercicio profesional, apoyándonos de las tecnologías existentes.

La Fisioterapia avanza tratando de facilitar de forma efectiva una mayor cobertura a una población con necesidades terapéuticas crecientes. Mejorar el acceso a la atención y a la información ha sido uno de los principales desafíos a los que se ha enfrentado el colectivo y donde la práctica digital de la Fisioterapia nos ha brindado nuevas oportunidades.

La telerehabilitación o práctica digital de la Fisioterapia permite eliminar las barreras geográficas que en determinadas poblaciones condicionan el acceso a los servicios de salud.

Su utilidad en personas con enfermedades crónicas, donde resulta fundamental la participación activa del paciente en el proceso de recuperación, proporciona una mayor independencia y control del usuario en la gestión de su propia enfermedad.

Además, en un momento en el que los recursos son cada vez más limitados, la práctica digital permite generar una mayor eficiencia organizacional si bien esta debe ser entendida como una herramienta complementaria a la atención presencial y no sustitutiva a la misma.

El artículo «Los fisioterapeutas han demostrado una elevada capacitación y compromiso con la sociedad» se publicó primero en Noticias en Salud.



Dicen que hay que aceptar la edad con dignidad, pero no es fácil ver cómo empiezan a aparecer esos cambios que te dejan claro que ya no eres tan joven como antes. Te ves en el espejo y no te reconoces; sí, el rostro es el mismo, la sonrisa sigue siendo luminosa, completamente tuya, pero te recuerdas a ti mismo más lozano, con un cutis firme, sin las líneas de expresión en las comisuras de los ojos y, sobre todo, los molestos párpados caídos, que no puedes corregir ni con más de ocho horas de sueño o el mejor maquillaje.

Para el Dr. González-Candial, especialista en oculoplastia y cirugía cosmética funcional, queda claro que uno de los principales signos de alerta de que tu cara está cambiando, que está empezando a manifestar la edad, son los párpados caídos, debido a que las estructuras que contienen grasa y proteínas, alrededor del ojo, se van debilitando con el paso de los años, impidiendo que los ligamentos que mantienen firmes a los párpados sigan cumpliendo su función. Esto puede parecer poca cosa, pero es posible percibirlo a simple vista, haciendo mella en tu estética e impidiendo la visión en los más afectados.

¿Qué es la oculoplastia?

También conocida como cirugía plástica ocular u órbito-facial, es una intervención de carácter médico-estético que se realiza a nivel de las estructuras faciales perioculares y, gracias a ella, es posible ayudarte a resolver múltiples problemas como la blefaritis, malposiciones de párpados, como es el caso de entropión y ectropión, tumores palpebrales, además de ayudarte a recuperar el aspecto de tu piel y la tonicidad que deberían tener tus ojos para evitar la mirada caída, cansada y avejentada. Con esta técnica avanzada y que ha sido probada por la cirugía plástica, es posible resolver muchas imperfecciones.

¿Qué alteraciones corrige?

Ya hemos mencionado algunos de los problemas que se presentan más comúnmente a nivel de ojos y párpados, pero, si aún te quedan dudas, vale la pena ahondar en ello para que puedas darte una idea de qué maneras podría ayudarte una sencilla intervención oculoplástica. Sin embargo, antes de abordar el tema que hoy nos compete, es necesario que recuerdes que este tipo de operaciones siempre deben ser realizadas por un profesional altamente capacitado, titulado y con experiencia como el doctor Candial.

Bolsas bajo los ojos

Uno de los signos de la edad que resulta más molesto para las mujeres mayores de 45 años es el abultamiento de piel que se produce en los párpados inferiores. La cirugía de blefaroplastia está orientada, precisamente, a corregir este problema estético. Se trata de una de las técnicas de oculoplastia más demandadas en todo el mundo, se lleva a cabo mediante anestesia local y sedación para trabajar en la reparación de las bolsas bajo los ojos o el exceso de piel en los párpados, ya sea por un asunto estético o médico.

Entropión

Ya te habíamos mencionado este caso y es uno de los más recurrentes al momento de solicitar una intervención cosmética oculoplástica. Se trata de un trastorno en el que tu párpado, por lo general el inferior, se invierte de modo que las pestañas se frotan contra el globo ocular, causando molestias. Los especialistas, como el doctor González-Candial, coinciden en que los ungüentos y las lágrimas artificiales pueden contribuir a reducir tus molestias, sin embargo, en la mayoría de los casos es menester que acudas a una revisión, porque, de no tratarse, el entropión puede causar daños en la córnea.

Ectropión

Consiste en una afección en la que los párpados se pliegan hacia afuera, dejando la superficie de tu párpado expuesta, propensa a irritación e infecciones. Es un trastorno más frecuente en adultos mayores, afectando solo al párpado inferior en la mayoría de los casos. Los escenarios más graves de ectropión son aquellos en los que todo el largo del párpado inferior tiende a plegarse hacia el exterior, mientras que los pacientes con un pronóstico más leve solo tienen un segmento comprometido. Al igual que en el caso del entropión, las lágrimas artificiales medicadas pueden ser útiles, pero la oculoplastia es la mejor opción.

Lesiones y heridas palpebrales

Es frecuente que en los párpados aparezcan pequeñas lesiones que pueden solucionarse con tratamientos médicos en la mayoría de las ocasiones, pero en otros casos hay que recurrir a la oculoplastia cuando hay orzuelos que no desaparecen con las recomendaciones clínicas comunes, xantelasmas, verrugas o papilomas.  También hay que considerar el escenario de las heridas en los párpados, tanto recientes como antiguas, que no pueden corregirse con la opción medicamentosa, sino que son susceptibles a cirugía.

Alteraciones estéticas

Los problemas estéticos en los párpados, resultado de un procedimiento anterior mal aplicado, cicatrices, piel caída, arrugas alrededor de los ojos, bolsas palpebrales o cejas caídas pueden corregirse tanto con las distintas técnicas oculoplásticas que maneja el doctor González-Candial, como el relleno con ácido hialurónico, por ejemplo, uno de los tratamientos de carácter estético más demandados en la actualidad, por ser no invasivo. El ácido hialurónico es un componente presente de manera natural en tu piel y resulta esencial para nutrir e hidratar este gran órgano con colágeno y elastina.

Agenda tu cita con el doctor González-Candial

Ahora que ya sabes de qué manera puede ayudarte la oculoplastia, no dejes de reservar tu cita con uno de los mejores especialistas en cirugía oculoplástica. El doctor Miguel González-Candial es un cirujano oculoplástico especializado en oftalmología en Inglaterra, así que puedes ponerte en sus manos con la certeza de que te brindará la mejor atención. 

El artículo 5 casos en los que puede ayudarte la cirugía oculoplástica se publicó primero en Noticias en Salud.



En los últimos años, tanto en la literatura científica como en la divulgativa, nos encontramos cada vez más con este nuevo concepto, el rasgo PAS (Personas Altamente Sensibles), pero para empezar, ¿qué es un rasgo de personalidad?

Ya Hipócrates planteó una de las primeras teorías en torno a los rasgos, o como él describía, sobre los temperamentos.

Un rasgo se podría definir como “la tendencia de un individuo a comportarse de una manera consistente en  muchas situaciones distintas”. También se define como “disposición o tendencia latente para comportarse de una manera concreta que solo se manifiesta en las situaciones apropiadas”.

Las teorías y tipologías de los rasgos de personalidad han sido muy variadas y discutidas a lo largo de la historia, pero ¿a qué nos referimos con este rasgo PAS que parece estar tan de moda en artículos, libros y tertulias en muchos medios de comunicación?

La primera vez que se hizo referencia a este término fue de la mano de la doctora Elaine Aron (1944) en la década de los 90, A través de las investigaciones que dirigió junto a su marido Arthur Aron, llegó a la conclusión de que aproximadamente un 20% de la población es Highly Sensitive Person (HSP) es decir, Altamente Sensible.

Pero… ¿Qué es la Alta Sensibilidad?

Según los Aron, la Alta Sensibilidad existe cuando una persona posee un sistema neurosensorial más desarrollado que la mayoría de la gente, con lo cual la persona con Alta Sensibilidad recibe en proporción, mucha más información sensorial simultánea que alguien simplemente con una sensibilidad media.

Debido a este exceso de información que las personas altamente sensibles tienen que procesar, puede dar lugar a una saturación sensorial, donde se pueden dar situaciones de bloqueo en esa persona importantes, un estrés crónico que la persona no es capaz de controlar, pudiendo dar lugar a patologías asociadas a tal saturación sensorial.

Según estos autores, la Alta Sensibilidad es un rasgo hereditario que afecta a dos de cada diez personas, mujeres y hombres por igual. Hay que aclarar que es un rasgo de personalidad, que no es bueno ni malo en sí mismo.

Es decir, no es un trastorno, no es una patología, tampoco una etiqueta o un don, es una característica de la personalidad relativamente frecuente en la población general con la que nacemos, que se va desarrollando a lo largo de la vida y donde debemos necesariamente contar con ciertas herramientas que aumenten la calidad de vida de las personas PAS y evitar así el sufrimiento que muchas veces nos genera “la vida” por el hecho de haber nacido tan sensible lo que conlleva a no entender en muchas ocasiones lo que les pasa, aunque no es menos cierto que ser PAS no equivale necesariamente a SUFRIR constantemente en la vida, pero sí muchas veces esta característica de personalidad da lugar a sentir todo de manera más intensa.

Según la doctora Elaine Aron, para calificar a alguien cómo PAS debe reunir cuatro pilares base, conocidos como “D.O.E.S.”, siglas que representan: Deep processing, Overstimulation, strong Emotions y Sensitive to subtleties.

Las 4 características básicas

  1. La persona con alta sensibilidad difícilmente puede remediar su tendencia a procesar toda la información recibida de una manera intensa y profunda, por lo que suele reflexionar mucho sobre los temas en general y dar muchas vueltas para una mayor comprensión.
  2. La persona con alta sensibilidad puede llegar a saturarse y sentirse sobreestimulada cuando tiene que procesar a la vez mucha información (sensorial y emocional). Esta característica es comprensible debido a que la persona PAS posee un sistema neurosensorial más fino de lo normal, por lo que la cantidad de información que recibe es mucho mayor que la de una persona que no es PAS.
  3. La persona con alta sensibilidad vive la vida con mucha emocionalidad, se emociona con facilidad ante situaciones y sensaciones. Su manera de experimentar la felicidad, tristeza, alegría, injusticia, etc. es muy intensa y va ligada a una fuerte empatía, una característica que también forma parte del rasgo de la alta sensibilidad.
  4. La persona con alta sensibilidad tiene una elevada sensibilidad, no solamente en cuanto a los cinco sentidos (vista, tacto, oído, gusto, olfato), sino también de cara a sutilezas como pequeños cambios en el entorno o en el estado emocional de las personas que tiene a su alrededor.

Las personas altamente sensibles suelen ser proclives a asustarse con facilidad, sentir la necesidad de caer bien, tener la tendencia a evitar conflictos, a sentirse agobiado cuando hay mucha gente alrededor, ser detallistas, perfeccionistas, empáticos, intuitivos y muchas veces incomprendidos, pero ser PAS no es ser introvertido (no tiene por qué), ni necesariamente tener altas capacidades, ser susceptible o “espiritual”.

Aún queda mucho camino por descubrir y cada vez son más los profesionales de diferentes ámbitos interesados en formarse e informarse a cerca del rasgo PAS.  

Ciertamente es fundamental conocer, o al menos ser consciente, de las múltiples sensibilidades que existen para poder convivir de un modo más empático y compasivo con nuestros pacientes, en definitiva con el entorno en general, para saber adaptarse a las necesidades psicosociales en cada momento.

Es en la práctica clínica y sobre todo en estos últimos meses, donde más ha aflorado este rasgo,  por lo que es importante, y más durante y después de esta situación tan extraordinaria por la que estamos pasando toda la sociedad, y donde los profesionales de la salud mental auguramos muchos “Post- COVID- trastornos” (estrés post traumático, ansiedad, depresión, etc.), se conozca este rasgo entre los pacientes, que con toda probabilidad son y van a ser unos de los grupos de población que más van a sufrir estos trastornos directamente relacionados con esta inesperada crisis sanitaria.

El artículo El rasgo PAS: ¿Qué significa ser Persona Altamente Sensible? se publicó primero en Noticias en Salud.



Según el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar, en España la prevalencia de la obesidad es del 14,5% mientras que la del sobrepeso asciende al 38,5%. Es decir, uno de cada dos adultos presenta un peso superior a lo recomendable. A nivel mundial, la OMS estima que alrededor de 650 millones de adultos padecen obesidad.

Las personas son cada vez más conscientes de los problemas de salud asociados con la obesidad. Sin embargo, a pesar de las campañas de salud pública, los mitos continúan y muchos de ellos impulsan el estigma que puede afectar la salud mental de las personas con obesidad.

Por ejemplo, los resultados de un metaanálisis de 2020 sobre este tema indican que existe una asociación más fuerte entre el estigma de peso y la salud mental disminuida con el aumento del índice de masa corporal. Por eso, es importante abordar y conocer estos mitos.

1. Para reducir la obesidad, coma menos y muévase más

En muchos casos, consumir más calorías de las que el cuerpo necesita durante un tiempo prolongado es la causa directa de la obesidad. De hecho, la gran mayoría de las medidas para reducir la obesidad tienen como objetivo reducir la ingesta calórica, aumentar la actividad física o ambas.

Aunque la dieta y el ejercicio son factores importantes, varios factores no relacionados también pueden desempeñar un papel importante en la obesidad. De hecho, las personas a menudo olvidan estos factores, que incluyen un sueño insuficiente, estrés psicológico, dolor crónico, disruptores endocrinos y el uso de ciertos medicamentos.

En estos últimos casos, comer en exceso puede ser más un síntoma que una causa. Además, algunos de estos factores trabajan juntos para aumentar la probabilidad de obesidad. Por ejemplo, debido a la prevalencia del estigma de peso, la obesidad puede ser estresante para algunas personas, aumentando así los niveles de estrés y provocando un ciclo de retroalimentación negativa.

Sumado a esto, el estrés puede afectar la calidad del sueño y esto, a su vez, puede causar la falta de sueño, que es otro factor en el desarrollo de la obesidad. De hecho, los niveles de hormona del estrés se correlacionan positivamente con la disminución de la duración del sueño.

El estrés, el sueño y el dolor son solo tres factores interrelacionados que pueden impulsar la obesidad, pero hay que tener en cuenta que el caso de cada persona es diferente y recibir una instrucción de “moverse más y comer menos” puede no ser una intervención adecuada.

2. La obesidad causa diabetes

La obesidad no causa directamente la diabetes, aunque sí que es un factor de riesgo para la diabetes tipo 2. No obstante, no todas las personas con obesidad desarrollan diabetes tipo 2 y no todas las personas con diabetes tipo 2 tienen obesidad.

La obesidad también es un factor de riesgo de diabetes gestacional, que ocurre durante el embarazo, pero no es un factor de riesgo de diabetes tipo 1.

3. Las personas con obesidad son vagas

Un estilo de vida inactivo es un factor de obesidad y volverse más activo puede ayudar a perder peso, pero la obesidad es más que la inactividad. Un estudio de 2011 utilizó acelerómetros para medir los niveles de actividad de 2.832 adultos, de 20 a 79 años, durante 4 días. Su recuento de pasos se redujo a medida que aumentaba su peso, pero las diferencias no fueron tan significativas como podría predecirse, especialmente para las mujeres.

La siguiente lista muestra el peso de las mujeres y cuántos pasos dieron por día durante el estudio:

  • Las que tenían un peso “saludable”: 8.819 pasos.
  • Con sobrepeso: 8.506 pasos.
  • Con obesidad: 7.546 pasos.

Cuando se considera que alguien con sobrepeso u obesidad gasta más energía con cada paso, la diferencia entre los gastos generales de energía de los grupos puede ser aun más leve. Esto no significa que la actividad física no sea fundamental para la buena salud, pero la historia es más compleja.

Otro factor a considerar es que no todas las personas son capaces de realizar actividad física. Por ejemplo, algunas discapacidades físicas pueden hacer que moverse sea un desafío o imposible.

Además, ciertos problemas de salud mental pueden afectar gravemente la motivación y parece haber una relación entre la depresión y la obesidad, lo que profundiza todavía más la complejidad.

4. Si tienes familiares con obesidad, también podrías tenerla

La relación entre la obesidad y la genética es compleja, pero alguien cuyos familiares tienen obesidad no necesariamente desarrollarán la enfermedad por sí mismos. Sin embargo, sus posibilidades de hacerlo son mayores.

Comprender el papel de los genes y el medio ambiente de forma aislada es difícil: las personas que comparten genes similares a menudo viven juntas y, por lo tanto, pueden tener hábitos alimentarios y de estilo de vida similares.

Lo cierto es que la genética parece jugar un papel importante en la obesidad. En los últimos años, los científicos han buscado los genes que influyen en la probabilidad de obesidad.

Como explican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, en la mayoría de las personas con obesidad no se puede identificar una causa genética única. Desde 2006, los estudios de asociación de todo el genoma han encontrado más de 50 genes asociados con la obesidad.

No obstante, hay que tener en cuenta que, aunque la genética es importante, eso no significa que la obesidad sea inevitable para alguien cuyos familiares padecen esta enfermedad.

5. La obesidad no afecta a la salud

Esto es, claramente, otro mito. Hay varias condiciones asociadas con la obesidad, como por ejemplo que la obesidad aumenta el riesgo de diabetes, presión arterial alta, enfermedades cardiovasculares, apnea del sueño…

Dicho esto, incluso una pérdida de peso modesta puede proporcionar beneficios para la salud. Según lo CDC, la pérdida de peso del 5 al 10% de su peso corporal total probablemente produzca beneficios para la salud, como mejoras en la presión arterial, el colesterol en sangre y el azúcar en sangre.

Además, una revisión de la literatura existente en el BMJ concluye que las intervenciones de pérdida de peso pueden reducir la mortalidad prematura por todas las causas en adultos con obesidad.

El artículo 5 mitos comunes sobre la obesidad se publicó primero en Noticias en Salud.



En España, el 13,8% de los mayores de 18 años tienen diabetes tipo 2, lo que equivale a más de 5,3 millones de personas. De ellos, casi 3 millones estaban diagnosticados, pero 2,3 millones, el 43% del total, desconocían que padecían la enfermedad.

La diabetes aumenta el riesgo de una variedad de condiciones de salud, que incluye cáncer, fracturas óseas, demencia y enfermedades circulatorias. Y, aunque los medicamentos pueden reducir significativamente los riesgos para la salud asociados con la diabetes, los expertos consideran que los cambios en el estilo de vida son una de las mejores formas de controlar la diabetes tipo 2.

Estos cambios incluyen comer una dieta saludable, hacer más actividad física y dejar de fumar.

Café, té verde y diabetes

A lo largo de los años, muchos científicos han investigado los posibles beneficios para la salud del té verde. De hecho, algunos estudios han demostrado un vínculo entre el consumo de té verde y un menor riesgo de desarrollar diabetes.

Otros científicos han demostrado que beber té verde podría mejorar el control de la glucosa y la sensibilidad a la insulina. Sin embargo, hasta ahora, pocos investigadores han examinado cómo el té verde podría beneficiar específicamente a las personas con diabetes tipo 2.

El café también ha gozado de una gran atención científica a lo largo de los años. Es más, existe una evidencia de que un alto consumo de café conduce a un menor riesgo de diabetes tipo 2, en comparación con un bajo consumo.

Más allá de la diabetes, existe alguna evidencia de que el consumo de café está relacionado con un riesgo reducido de mortalidad. Sin embargo, al igual que con el té verde, pocos científicos han investigado esta asociación en personas con diabetes.

Aunque existen dificultades inherentes al estudio de los efectos de alimentos específicos en las condiciones de salud, la evidencia de que el té verde y el café podrían beneficiar ciertos aspectos de la salud es cada vez mayor.

En este sentido, investigadores de la Universidad de Kyushu, la Facultad de Odontología de Fukuoka y el Hospital Hakujyuji, se propusieron investigar el efecto del café y el té verde sobre el riesgo de muerte de las personas con diabetes.

Sobre el estudio

Los científicos tomaron datos del Registro de Diabetes de Fukuoka, un estudio en curso diseñado para evaluar el impacto de la medicación y el estilo de vida en los resultados de la diabetes. En total, utilizaron datos de 4.923 participantes con diabetes tipo 2. Estas personas tenían 20 años o más, con una edad promedio de 66.

Cada participante proporcionó una amplia gama de información, incluidos detalles sobre sus condiciones de salud existentes, frecuencia de ejercicio, estado de tabaquismo, consumo de alcohol, duración del sueño, índice de masa corporal (IMC), presión arterial y síntomas de depresión.

Es importante destacar que los participantes también proporcionaron detalles sobre su dieta, incluido su consumo de café y té verde.

El criterio de valoración principal de este estudio fue la mortalidad. Los investigadores siguieron a los participantes durante una media de 5,3 años y, durante el seguimiento, murieron 309 personas.

Teniendo en cuenta el análisis, el equipo consideró que cuatro o más tazas de té verde y dos o más tazas de café al día eran de alto consumo.

¿Cuáles fueron los resultados?

Los individuos que bebían más de una taza de té verde o café al día tenían menos probabilidades de morir por cualquier causa en comparación con los que no bebían ninguna. Las probabilidades más bajas se asociaron con beber mayores cantidades de té verde y café.

Incluso después de tener en cuenta las variables que podrían haber definido en su análisis, los autores concluyeron que un mayor consumo de estas bebidas se asoció significativamente con una disminución de la mortalidad por todas las causas en personas con diabetes tipo 2.

De esta forma, la combinación de un mayor consumo de té verde y café redujo significativamente el riesgo de mortalidad por todas las causas en un 63% durante un periodo de seguimiento medio de 5,3 años.

Al observar el café solo, los investigadores encontraron que beber dos o más tazas por día se asoció con un 41% menos de probabilidades de morir durante el seguimiento. Al calcular las probabilidades de morir entre los bebedores de té verde, encontraron que beber cuatro o más tazas al día estaba asociado con un 40% menos de probabilidades.

Sin embargo, beber ambas bebidas todos los días produjo los mayores efectos:

  • Dos o tres tazas de té verde más dos o más tazas de café: 51% menos.
  • Cuatro o más tazas de té más una taza de café: 58% menos.
  • Cuatro o más tazas de té verde y dos o más tazas de café: 63% menos.

Limitaciones del estudio

Como ocurre con la mayoría de los estudios que investigan el efecto de un solo tipo de alimento o bebida, esta investigación tiene ciertas limitaciones.

Por ejemplo, la información sobre el consumo de café y té verde de cada participante provino de un cuestionario. Nadie tiene una memoria perfecta y esto puede acarrear errores inevitables en los datos. Además, la información dietética provino solo de los informes de los participantes al comienzo del estudio, pero este duró 5 años, por lo que los hábitos de bebida pudieron cambiar.

Además, los científicos no recopilaron información sobre ciertos factores que podrían haber influido en los resultados, como el nivel de educación y los ingresos del hogar y, lo que es más importante, el estudio fue observacional, por lo que no es posible probar que el té verde y el café reduzcan las probabilidades de morir, solo que el consumo de estas bebidas se asocia con probabilidades más bajas.

El artículo Diabetes: el café y el té verde podrían reducir el riesgo de muerte se publicó primero en Noticias en Salud.



Para escribir hoy estas palabras, he hecho un complejo ejercicio para meterme en la piel de una persona que desea acabar con su vida. Y en mi mente solo aparece una pregunta…

¿Cuánto debe sufrir una persona para desear desaparecer?

Y me he respondido a mí misma… El sufrimiento debe ser insoportable, debes sentir que nada tiene sentido y que los problemas que te acompañan son una losa que acaba con tu vida. Debes sentir que no hay escapatoria y creer que no hay solución posible… Es desear que todo se acabe.

Yo quiero enviar un mensaje importante… El sufrimiento puede acabar. Tal vez no puedas cambiar la situación compleja que la vida ha traído hasta ti, pero siempre podrás cambiar la manera en que piensas sobre ello, podrás elegir la actitud que mantienes ante las peores noticias y escenarios posibles.

Y es que en la soledad de uno mismo, cuando sientes que estás en un profundo pozo oscuro, no puedes ver la luz… Estás demasiado lejos de ella. Por eso creo que la labor de los psicólogos es tan importante… Porque yo me bajo a ese pozo contigo y voy con una linterna. Y poco a poco vamos ascendiendo juntos hasta que la luz del sol nos bañe completamente.

El suicidio es una realidad que silenciamos y que no deseamos ver, porque en pleno siglo XXI, desear acabar con la propia vida, aún es un tabú, un tema a evitar.

Sin embargo los datos son demoledores… El suicidio provoca más del doble de muertes al año que los accidentes de tráfico, el suicidio es la primera causa de muerte externa en España.

Uno de los temores asociados a la pandemia de Covid-19, es que las cifras de suicidio aumentaran, pero curiosamente, ha ocurrido lo contrario. El INE ha adelantado los datos de las causas de fallecimiento de enero a mayo de 2020 y se ha observado un 8,8% menos de suicidios en ese período de 2020 respecto a las cifras de la misma época de 2019.

A pesar de estos datos, es esencial que se tenga un plan de salud mental que sea capaz de intervenir en los casos complejos que la pandemia por Covid-19 va a dejar a su paso, pues creo que el estrés, la ansiedad y los problemas emocionales, se irán desarrollando poco a poco.

En la sociedad actual hay muchos mitos que perjudican enormemente la búsqueda de ayuda de alguien que tiene ideación suicida. El mito más habitual es… “Si alguien se ha intentado suicidar es que solo quería llamar la atención”. Nadie intenta quitarse la vida para llamar la atención, es más bien el sufrimiento el que impulsa a este último recurso.

Cada intento de suicidio es un serio llamamiento para acompañar, atender y ayudar a esa persona.

Se ha observado que en el 90% de los casos de suicidio, las personas tenían trastornos psicológicos y abusaban de sustancias (Navarro-Gómez, N., 2017). Por eso es tan importante acudir a un psicólogo para que te ayude… Porque aprenderás a regular tus emociones, a ver la vida de una manera alternativa y a conocerte mucho mejor.

Podemos identificar 4 fases en el desarrollo del suicidio…

Ideación suicida: Es la etapa inicial donde comienza a gestarse la necesidad de afrontar un problema y un malestar profundo que no se sabe resolver. En esta fase temprana, la persona se plantea “desaparecer” para terminar con sus problemas y evitarle sufrimiento a su familia.

La ideación suicida es bastante habitual en la población. Cuando la angustia es muy elevada y no se ve solución a los problemas, muchas personas piensan que lo mejor sería “desaparecer” o “dejar de existir”. Que este tipo de pensamientos sean habituales, no quiere decir que no se les deba dar importancia, pues es esencial explorar la presencia de las ideas autolíticas para comprobar si es un pensamiento recurrente e incluso si ha dado el paso hacia una posible planificación de cómo ejecutar el suicido. TODA amenaza de suicidio debe tomarse muy en serio.

Planificación suicida: Los pensamientos sobre que la solución a los problemas está en la muerte, son cada vez más fuertes y la persona puede llegar a crear un plan más o menos detallado de cómo lo haría. Este tipo de planes suelen indicar que ha pensado bastante en esta posibilidad como solución final a sus problemas y por ello se debe buscar ayuda psicológica urgente.

Intento suicida: Los pensamientos de suicidio son habituales y muy recurrentes, los planes se llevan a cabo y la persona intenta quitarse la vida. En ocasiones se logra y otras veces no. Hay personas que tras un intento fallido deciden buscar ayuda y otras cuyo malestar es tan elevado que lo intentan varias veces hasta lograr el final definitivo.

Consumación suicida: Hay quienes sienten que la única solución a sus problemas es la muerte y logran acabar con su vida. En ocasiones, el suicidio queda enmascarado en accidentes de tráfico, accidentes domésticos, deportes o actividades de riesgo, etc.

Debemos comenzar a hablar del suicidio porque es una realidad. Si conoces a alguien que tiene ideación suicida o ha pasado por un intento suicida, aconséjale acudir a un psicólogo, buscar ayuda es signo de madurez.

Y si me estás leyendo y sientes que tú estás en alguna de las 4 fases que he comentado más arriba, busca a un psicólogo o acude a tu médico de cabecera y cuéntale lo que te ocurre. Todo tiene solución.

No estás solo… Yo estoy muy cerca de ti

El artículo El suicidio: una realidad silenciada se publicó primero en Noticias en Salud.


Laia-Serra-Duart.png?fit=300%2C300&ssl=1

Laia Serra Duart es Directora de «Espacio Vida, Psicología, Sexología y Ma-Pa-ternidad». Es Psicóloga-sexóloga, especializada en ámbitos perinatal, pareja y familia, con habilitación sanitaria. Formada en diversas terapias de corte humanista, como son la terapia sistémica, terapia breve estratégica y terapia gestalt. Además, está formada como asesora de lactancia y en temas de crianza respetuosa, para poder acompañar mejor a las personas que transiten por la etapa de crianza. Con más de 10 años de experiencia, en consulta privada y proyectos con asociaciones y otras entidades públicas.

Como psicóloga, ¿cuáles diría que son las patologías o disfunciones sexuales que más detecta en su consulta?

La demanda sobre terapia sexual es variada, acuden a consulta personas para trabajar sobre diferentes dificultades en cualquiera de las fases de su respuesta sexual, es decir, podemos encontrar dificultades de excitación, que se traducen en disfunciones eréctiles o problemas en la lubricación.

Podemos encontrar dificultades en las fases de meseta, en las que en ocasiones es complicado mantener la erección, o mantener la concentración mental y sensorial en la actividad sexual que se está manteniendo, y en la fase de resolución, manifestándose en dificultades en el deseo.

También encuentro alta demanda en dificultades para conectar con el deseo, y las ganas de mantener relaciones sexuales, tanto en la intimidad individual como en la compartida.

Y por supuesto, conociendo que la sexualidad es mucho más que las relaciones sexuales, que tiene que ver con el vínculo y las relaciones humanas, atiendo muchas problemáticas de relaciones de pareja.

Si además, unimos a mi especialidad en sexología mi especialidad en psicología perinatal, puedo decir que atiendo muchas personas, sobre todo mujeres que experimentan dificultades para reconocer y entender su nueva identidad y su sexualidad desde su maternidad, y que esto además, provoca muchos problemas de pareja, la etapa perinatal, es una etapa complicada para las parejas en muchas ocasiones.

¿Qué perfil de personas demandan más sus servicios? ¿Por qué?

Atiendo todo tipo de personas, con independencia de su sexo, orientación y edad (siempre en edad adulta, no me dedico a terapia infantil) pero podría decir que debido a mi especialización en psicología perinatal y en sexualidad femenina, la mayoría de las personas que demandan mis servicios son mujeres y la mayoría son madres.

Y estoy encantada de poder acompañar y arrojar algo de luz en todas y cada una de las etapas y de los procesos de la sexualidad femenina, pues son los grandes olvidados de la ciencia.

¿Cuáles son las principales preocupaciones que tienen sus pacientes relacionadas con la sexología?

Las principales son poder disfrutar, reconectar con el deseo para poder disfrutarlo con sus parejas y conocer su sexualidad y todo lo que sus cuerpos pueden ofrecerles.

¿Tiene la gente conocimiento o desconocimiento sobre estos temas?

En la sociedad aún hay un gran desconocimiento de lo sexual y de lo perinatal.

De lo sexual, creemos que estamos en una época de liberación y de mayor información, pero la realidad es que aún hay mucho trabajo que hacer para que las personas puedan ser libres y se reconecten con su cuerpo y todo lo que nuestra sexualidad nos proporciona.

No solo pensar en las relaciones sexuales y los orgasmos, sino en mucho más, pues la sexualidad humana se manifiesta en todo, en nuestros vínculos y afectos, en nuestras expresiones, y se manifiesta a través de la energía del amor, que es lo que me impulsa a buscar placer en el mundo, a través de la satisfacción de las necesidades emocionales básicas que cada ser humano tiene.

Al igual que la importancia de cuidar el mundo de lo perinatal, pues convertirnos en ma(pa)dres, afecta mucho a nuestra vida, y también es fundamental que cambiemos el modo en el que nuestras criaturas llegan al mundo.

Algunas personas tienen miedo a mantener relaciones sexuales por la posibilidad de contraer una enfermedad de transmisión sexual, ¿cómo cree que se podría “calmar” es miedo?

Bueno este tipo de miedo se trabajan como otras fobias, pues los miedos siempre tienen un componente irracional, que hay que resolver.

Usted está especializada en psicología perinatal, ¿en qué consiste esta rama de la psicología?

Como he comentado más arriba, desde esta rama, acompaño los procesos de embarazo, parto y posparto, para que las futuras madres y sus parejas comprendan todos los cambios emocionales que provoca esta etapa, y además poder comprender cómo es la llegada y los primeros años de crianza ayuda a comprender mejor al ser humano.

Es importante que prestemos atención y cuidemos esa llegada a este mundo, hacen falta aún muchos cambios, porque las madres y los bebés siguen estando expuestos a ciertas situaciones que provocan ansiedad y angustia, y eso es contrario al desarrollo emocional sano de cualquier ser humano.

¿A qué dificultades se pueden enfrentar las madres?

En la sociedad actual, las madres se ven expuestas a diferentes tipos de violencias, desde violencias obstétricas en sus partos, que pueden provocar depresiones y trastornos de estrés postraumático.

Hasta la soledad que se vive en el posparto, la incomprensión, la falta de apoyo en la lactancia materna, los miedos a la crianza, conocer el desarrollo emocional normal de un bebé …

Hay muchas dificultades y situaciones que necesitan acompañamiento, e incluso terapia, en este momento vital de las mujeres.

¿Cómo puede el embarazo y el nacimiento de un bebé influir realmente en la salud emocional y psicológica de la madre?

Convertirse en madre es un momento de crisis vital, es un cambio profundo en la identidad personal, y como cualquier cambio vital puede ser complicado emocionalmente.

Cuando una mujer se convierte en madre su identidad personal cambia, y esto unido a la energía que requiere el proceso de crianza puede ser muy estresante, con el peligro para la salud emocional que el estrés conlleva.

¿Cualquier mujer podría desarrollar un trastorno emocional durante el embarazo?

Cualquier mujer podría, sí, por eso es importante que hablemos de ello, porque en la medida en que la población se conciencie de las necesidades emocionales de las mujeres en estos momentos mejor atendidas estarán y menor probabilidad de estrés y sufrimiento emocional tendrán.

¿Qué consejos daría a las futuras mamás para que cuiden de su salud mental?

Que se rodeen de mujeres con las que compartir, que busquen asociaciones y lugares en los que puedan orientarlas sobre las necesidades, profesionales con formación perinatal, preparaciones al parto que incluyan esta mirada hacia lo importante del posparto, porque es importante que sepamos dónde podemos recurrir para solucionar nuestras dudas y saber que son sitios respetuosos.

Agenda Online de Laia Serra en WeDoctor
¡Hola! Soy Laia Serra Duart, psicóloga–sexóloga con más de 10 años de experiencia en el sector. Estoy especializada en ámbitos perinatal, pareja y familia, con habilitación sanitaria. ¡Estará encantada de ayudarte en todo lo que necesites! Puedes solicitarme estés donde estés una consulta escrita, o una video consulta, a través We Doctor.

El artículo «Hay mucha gente que tiene dificultades para conectar con el deseo y las ganas de mantener relaciones sexuales» se publicó primero en Noticias en Salud.



La osteoporosis es una enfermedad esquelética progresiva caracterizada por una pérdida de densidad mineral ósea (DMO) que resulta en huesos frágiles y debilitados, que son más propensos a romperse que aquellos sin la afección.

La mayoría de las personas reciben el diagnóstico después de un impacto físico en el cuerpo o una caída que provoca fracturas, que se producen generalmente en las caderas, muñecas o vértebras.

En algunos casos, incluso los estornudos o la tos pueden provoca la fractura de las costillas o el colapso parcial de una vértebra.

En este sentido, se han asociado varios factores de riesgo con la aparición de la osteoporosis, incluidas las enfermedades inflamatorias del intestino, los trastornos alimentarios y los factores hormonales.

Las múltiples investigaciones han encontrado que las personas con enfermedades inflamatorias del intestino, incluida la enfermedad de Crohn, tienen más probabilidades de tener niveles más bajos de DMO.

De hecho, un equipo de investigadores del Hospital Universitario de Heidelberg, en Alemania, realizó un estudio longitudinal retrospectivo para investigar los factores asociados con la DMO en una muestra de pacientes con la enfermedad de Crohn.

Así, aquellos con esta enfermedad eran significativamente más propensos a tener una densidad mineral ósea más baja y, por lo tanto, un mayor riesgo de osteoporosis, si se habían sometido a resecciones intestinales, tenían un índice de masa corporal bajo y eran hombres. Sin embargo, los niveles más bajos de DMO se asociaron con ser mujer y tener antecedentes de uso de esteroides e inmunomoduladores.

Sobre la base de estos hallazgos, los autores argumentaron que los pacientes masculinos con enfermedad de Crohn, los pacientes con un IMC bajo y un historial de resecciones intestinales deben evaluarse en busca de una DMO baja. Si se hace de manera oportuna, puede permitir que estos pacientes aumenten su densidad mineral ósea mediante la terapia antiosteoporótica y prevenir la aparición de osteoporosis.

La osteoporosis es una complicación común y adversa de los trastornos alimentarios, caracterizada por una pérdida de peso dramática o un IMC bajo. Los hombres y mujeres jóvenes con anorexia nerviosa (AN) desarrollan rápidamente una disminución de la DMO, tras la aparición de la enfermedad psiquiátrica.

A diferencia de algunas de las otras complicaciones asociadas con la AN (que a menudo se pueden revertir después de la rehabilitación nutricional y la restauración del peso), los médicos encuentran que una DMO baja puede ser irreversible para estos pacientes, de hehco, pueden suponer un aumento del riesgo de fracturas de por vida.  

La DMO baja en personas con anorexia es causada por una variedad de factores, que incluyen niveles bajos de estrógeno y testosterona, niveles reducidos de factores de crecimiento similar a la insulina y niveles elevados de cortisol.

Factores hormonales

Los factores hormonales están asociados con un mayor riesgo de desarrollar osteoporosis en las mujeres en comparación con los hombres. El estrógeno es vital para la salud de los huesos y puede influir en los niveles generales de densidad ósea. Después de pasar por la menopausia, los niveles de estrógeno disminuyen, lo que afecta directamente a la densidad mineral ósea.

Las mujeres corren un mayor riesgo en particular si han pasado por la menopausia antes de los 45 años, se han sometido a una histerectomía, que incluye la extirpación de los ovarios antes de los 45 años, o si no han tenido la menstruación durante más de seis meses debido a una dieta excesiva.

Por otro lado, se sabe menos sobre los factores que contribuyen a la osteoporosis en los hombres. Sin embargo, algunos sugieren un vínculo entre la hormona sexual masculina y la DMO. Además de que los hombres continúan produciendo testosterona a medida que envejecen, los niveles más bajos de la hormona masculina se han asociado con un mayor riesgo de osteoporosis.

Un nivel bajo de testosterona está relacionado con el abuso de alcohol y el consumo de medicamentos específicos, incluidos los esteroides.

Cómo prevenir la osteoporosis

Hay varias recomendaciones para aquellos con mayor riesgo de desarrollar osteoporosis para mantener huesos sanos. El ejercicio regular es fundamental para mantener la salud cardiovascular y ósea.

Por eso, se recomienda que los adultos de hasta 64 años, realicen un mínimo de 2 horas y 30 minutos de ejercicio aeróbico de intensidad intermedia, como, por ejemplo, senderismo o ciclismo.

Además, las actividades que fortalecen los principales grupos musculares deben realizarse dos días a la semana, junto con el entrenamiento de resistencia y con pesas para aumentar la densidad ósea y reducir la probabilidad de desarrollar osteoporosis.

La dieta también juega un papel en la salud de los huesos y puede ayudar a aumentar la densidad en las personas con mayor riesgo de desarrollar afecciones óseas. La vitamina D y el calcio son igualmente esenciales para mantener los huesos fuertes, ya que la vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio.

Se recomienda a los adultos consumir 10 mg de vitamina D y 700 mg de calcio al día y, cuando sea posible, llevar una dieta sana y equilibrada, que incluya alimentos como yogur, yemas de huevo y salmón.

El artículo ¿Sabes qué es la osteoporosis y cuáles son sus factores de riesgo? se publicó primero en Noticias en Salud.



El colesterol elevado es corresponsable del 60% de las enfermedades del corazón, según datos del estudio Euroheart II. Es por esto que la Fundación Española del Corazón (FEC) recuerda la importancia de mantenerlo siempre a raya y más aún si cabe en el contexto de la Covid-19 y durante las Navidades. Y es que, se sabe que el consumo de comidas con mayor contenido en grasas saturadas y colesterol, la ingesta de alcohol o el cambio de rutinas en estas fechas pueden aumentar los niveles de colesterol hasta en un 10%. Por otro lado, estudios recientes indican que las personas con colesterol alto podrían tener un peor pronóstico en caso de contraer el coronavirus, desarrollando síntomas y consecuencias más graves.

El Dr. Carlos Macaya, presidente de la FEC, asegura que “en el contexto actual no podemos bajar la guardia frente al colesterol elevado y es fundamental reducirlo cuando se encuentra en exceso. Ahora es más necesario que nunca controlar los factores de riesgo porque cuando más sanos estemos, mejor podremos luchar contra potenciales infecciones”.

A pesar de las consecuencias de tener el colesterol elevado, su prevalencia es alta entre la población española: la mitad de la población adulta de nuestro país padece hipercolesterolemia. Pero la FEC, insiste, se puede controlar siguiendo una alimentación variada y equilibrada (dieta mediterránea) y practicando ejercicio de intensidad moderada de forma regular.

Buenos hábitos y dieta cardiosaludable

Unos buenos hábitos higiénico-dietéticos y un estilo de vida saludable son fundamentales para combatir el colesterol elevado. Una adecuada elección de los alimentos es clave para implementar una dieta cardiosaludable.

Isabel Pérez, dietista-nutricionista recomienda: “Adquirir buenos hábitos a principios de año es gratificante porque refuerza positivamente la autoestima y ayuda a que pasen a formar parte de nuestro estilo de vida. Centrándonos en nuestra alimentación: incluir siempre frutas, verduras y hortalizas de temporada como base. Alimentos proteicos como las legumbres, priorizar el pescado a la carne, recurrir al aceite de oliva virgen extra e incorporar lácteos, optando por los enriquecidos con esteroles vegetales para ayudar a reducir el colesterol alto”.

Tomando como base el patrón de dieta mediterránea, se recomienda:

  • Incluir a diario y en cantidad suficiente verduras, hortalizas y frutas.
  • Varias raciones semanales de legumbres.
  • Preferir cereales integrales en panes o pasta.
  • Apostar por el aceite de oliva virgen extra y los frutos secos, ricos en grasas saludables.
  • Incorporar lácteos con esteroles vegetales que ayudan a reducir los niveles de colesterol alto.
  • Incrementar el consumo de pescado, especialmente el azul (atún, bonito, boquerón, caballa, jurel, palometa, salmón, sardina, etc.) porque contiene un tipo de grasa cardiosaludable, los ácidos grasos omega 3 que ayuda a bajar los niveles de colesterol.
  • Priorizar las carnes magras y las aves de corral, frente a las rojas.

El artículo La FEC pide controlar el colesterol tras la Navidad en tiempos de la Covid-19 se publicó primero en Noticias en Salud.


logo-centro-medico-el-eden

Centro Médico El Edén

C/Alcántara, 33 Totana 30850 Murcia

Teléfono: +34 968-420-766

Copyright by Lorca Comunicación @ 2020. Todos los derechos reservados.