Últimas noticias

SALA DE PRENSA

sugar-1514247_960_720.jpg?fit=960%2C582&ssl=1

Desde hace unos años, asistimos a un verdadero debate nutricional sobre el azúcar. Después de la guerra contra las grasas, el azúcar se ha convertido en uno de los principales protagonistas de la literatura sobre nutrición. Desvelamos algunas de las mentiras sobre el azúcar más populares que la ciencia se ha encargado de desmentir.

¿El azúcar es necesario para nuestro organismo?

Una afirmación muy usada en la publicidad es que el azúcar es una sustancia necesaria para funcionar, sobre todo en los productos azucarados para el desayuno. Dicen: «los alimentos ricos en azúcar son el combustible necesario para empezar el día con la máxima  energía». ¿Seguro?

Si nos fijamos en lo que dicen las autoridades en materia de alimentación y salud, podemos decir que esta afirmación no es del todo cierta. En ningún caso se establecen cantidades mínimas recomendadas de azúcar; más bien, al contrario. Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS), como la European Food Safety Authority (EFSA) o el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos establecen límites que no deben superarse.

El azúcar blanco no tiene valor nutricional y cuanto menos se consuma, mejor. Lo que necesitan nuestras células para funcionar es glucosa. Y esta la pueden obtener de distintos sustratos. Los más habituales son los carbohidratos y no solo el azúcar.

Según estas organizaciones, las fuentes más indicadas de carbohidratos serían:

  • Granos, preferentemente integrales.
  • Legumbres.
  • Frutas.
  • Tubérculos.

¿El azúcar moreno es mejor que el azúcar blanco?

Esta es otra de las mentiras sobre el azúcar más extendidas. Se basa en la creencia que el azúcar moreno, al igual que otros azúcares naturales, aporta nutrientes, a parte de endulzar la comida. Por lo tanto, podría parecer una mejor opción a la hora de elegir un edulcorante diario. 

El azúcar moreno de calidad ha sufrido un procesado menor que el azúcar blanco. Por eso, conserva una parte de la melaza que le aporta el tono marrón característico. La melaza posee algunos nutrientes como ciertas vitaminas y minerales, aunque en unas cantidades poco relevantes desde el punto de vista nutricional. Esto no lo convierte en una fuente de nutrientes.

Al contrario, también debemos ser cautelosos con el uso del azúcar moreno para endulzar bebidas, yogures, bizcochos, etc. La reacción del organismo es la misma y, por tanto, un alto nivel de consumo puede producir obesidad y caries, aunque sea azúcar moreno y se nos presente como más saludable. 

¿Los edulcorantes artificiales son inocuos?

La mala fama del azúcar y los productos azucarados ha hecho crecer exponencialmente la gama de productos ‘sin azúcar’ o ‘sin azúcares añadidos’. Sin embargo, la mayoría de ellos siguen siendo productos exageradamente dulces y la lista de edulcorantes utilizados es larga.

Los edulcorantes artificiales suelen ser bajos en calorías pero siguen endulzando productos alimenticios que, de esta forma, se convierten en más apetecibles y sabrosos. Pero hace tiempo que sus efectos negativos están bajo la lupa de la ciencia. El uso de alguno de ellos es, como mínimo, cuestionado, dada su posible relación con problemas de salud. 

Algunos estudios científicos los relacionan con la presencia de obesidad, síndrome metabólico y con alteraciones de  la microbiota intestinal. Además, no es seguro que sean una fórmula eficaz para ayudar a los diabéticos a controlar sus niveles de azúcar en sangre. 

¿El azúcar es adictivo?

Esta es una de las últimas mentiras sobre el azúcar que ha aparecido. Las redes sociales están llenas de historias de personas que cuentan sus experiencias en el intento de dejar de consumir azúcar. De hecho, existen teorías sobre la capacidad adictiva del azúcar. 

Sin embargo, en una de las últimas revisiones de literatura científica sobre el tema, los autores concluyeron que «no existe ciencia suficientemente convincente sobre el potencial adictivo del azúcar». 

En cambio, algunos expertos en nutrición centran el problema de la posible adicción, no en el azúcar, sino en los alimentos ultraprocesados ricos en azúcares, grasas y sal. Estos alimentos están formulados para ser extremadamente palatables, lo que quiere decir que son comidas tan ricas que no podemos parar de comerlas.

¿El azúcar provoca hiperactividad infantil?

Muchos padres empiezan a controlar el consumo de azúcar de sus hijos por el efecto que este puede tener en su comportamiento. Es habitual que, en las fiestas infantiles, los niños se vayan animando a medida que comen, generalmente dulces, y juegan con sus amigos.

Es natural que se establezca una relación de causa-efecto entre azúcar y comportamiento animado. Pero, ¿se trata solo del efecto excitante del azúcar? ¿Puede jugar también un papel el cansancio o el ambiente de juego?

Hasta el momento, no hay evidencia científica de que el azúcar cause hiperactividad en los niños que lo consumen. Sin embargo, algunos autores sugieren más investigación sobre un consumo elevado de azúcares añadidos de forma crónica. 

A pesar de todo, existen muchas razones para desaconsejar y reducir verdaderamente el consumo de azúcar en niños. Hay que tener en cuenta que, hoy en día, muchos superan las cantidades máximas recomendadas que evitarían problemas de salud, como caries dental y obesidad. 

Ahora que ya conocemos mejor algunas mentiras sobre el azúcar, tendremos más argumentos para hacer buenas elecciones alimentarias.

Artículo obtenido de ‘Mejor con Salud‘.


dormir.jpg?fit=949%2C720&ssl=1

¿Te levantas cansado/a?, ¿con la garganta reseca? o ¿con la punta de los dedos dormida?. La respuesta positiva puede llegar a ser muy común y es muy positiva que esté detrás de alguna dolencia que desconocemos.

Mano dormida

Si te despiertas por la mañana y notas un hormigueo en la mano o en las extremidades, como si estuvieran dormidas, tienes parestesia. El origen puede ser neurológico, si un nervio ha quedado comprimido en su trayecto desde la médula espinal a la altura de las cervicales hasta la propia mano. Esta situación se puede deber a una mala postura, pero se considera algo extraño si se produce noche tras noche. En el caso de la mano, la causa más común es la presión del nervio mediano a la altura de la muñeca, el llamado síndrome del túnel carpiano. La presión se produce con más frecuencia por la noche, ya que al estar tumbados, más líquido se desplaza hacia los brazos. Se retiene el líquido que, al entrar en el túnel, donde hay poco espacio, presiona el nervio.

Cosquilleo en las piernas

El adormecimiento en las piernas es mucho menos frecuente y se puede deber a la presión del nervio ciático en la salida de las raíces nerviosas en la columna vertebral. Si el adormecimiento cursa con dolor o se mantiene en el tiempo, puede ser señal de enfermedades como hernia de disco o ciática.

Sudoración excesiva

Si nos levantamos con la ropa mojada por el sudor o con más calor de lo normal o las sábanas están empapadas puede ser que tus sábanas sean de material sintético y que no transpire, o que la habitación esté a una temperatura demasiada elevada. Puede que hayas sufrido fiebre. El reflujo puede ser otra causa, aunque también es un síntoma de la menopausia o de la apnea del sueño.

Garganta seca

Si lo que tienes es la garganta seca cuando te levantes, la explicación pude ser sencilla: al no hidratarnos, la faringe se irrita y el moco se espesa. Al tragar menos este moco no se aclara como durante el día. Además, puede ser un efecto del reflujo faringolaringeo, lo que aumenta la producción de moco y favorece la irritación. Las calefacciones en invierno también puede ser un motivo.

Voz ronca

Si tu voz al despertarte suena a ultratumba, no te preocupes porque es normal: se puede deber a las secreciones acumuladas durante la noche, a tener la laringe más seca e irritada. Si además hemos dormido con la boca abierta o roncamos, esta sequedad e irritación aumentan de manera importante.

Recién levantados pero cansados

Si al despertar estamos cansados puede ser porque no hayamos descansado las horas suficientes o porque nuestro sueño se haya fragmentado por algún trastorno del sueño. Se necesita en torno al 40% de sueño de reparador para poder rendir al día siguiente. Los niños deben dormir entre 9 y 11 horas, lo adultos entre 7 y 9 y los ancianos entre 7 y 8.

Dolor de cabeza

Si te levantas con dolor de cabeza y además nos mostramos cansados, es posible que sufras el colapso de la vía aérea superior, es decir, apnea del sueño. Para reducirla se recomiendan cenas ligeras, que pasen dos horas entre el final de la cena y la hora de irnos a dormir, limitar el consumo de bebidas estimulantes o alcohólicas después de las 18 horas, no acostarnos hasta tener sueño y evitar los dispositivos electrónicos. En cambio, leer es más recomendable.

Dolor cervical

El dolor cervical puede producirse por artrosis en el caso de personas mayores, o por malas posturas o sobreesfuerzos el día anterior en el caso de personas jóvenes.

Información obtenido de ‘20 Minutos‘.


woman-1822459_960_720.jpg?fit=960%2C619&ssl=1

Hasta hace relativamente poco tiempo, la participación de la mujer en actividades deportivas de alto impacto era significativamente menor que la de los varones. Esto hacía que las estadísticas sobre rendimiento deportivo, lesiones, modalidades de entrenamiento… fueran mucho más escasas que las de ellos. No obstante, el aumento exponencial de mujeres que hacen deporte a todos los niveles y su incorporación cada vez mayor a deportes como el fútbol, ha permitido ampliar las investigaciones y ahondar en las diferencias entre un género y otro en diferentes facetas relacionadas con la práctica del ejercicio.

Con respecto a las lesiones, las estadísticas apuntan a que hay una serie de daños a los que son más proclives ellas. Entre todos estos daños, destacan las lesiones de rodilla. Condicionantes fisiológicos, hormonales y anatómicos marcan esta diferencia. De hecho, se calcula que las féminas tienen un riesgo de lesionarse la rodilla hasta cuatro veces mayor que los varones. ¿Por qué ocurre esto?

Factores anatómicos

La anatomía de la mujer está concebida en previsión de un posible embarazo y de un parto por vía vaginal. De esta forma, la anchura de las caderas es mayor que la del varón. Esta diferencia facilita el desarrollo y crecimiento del bebé durante la gestación y el trabajo de parto una vez que llegue el momento de dar a luz. No obstante, esta mayor anchura de la pelvis repercute en una alteración de los ángulos de los huesos que convergen en la articulación de la rodilla (tibia, peroné, fémur y rótula). Esta alineación forzada de la articulación de la rodilla con respecto a la cadera hace que sea más vulnerable a las lesiones.

Por otra parte, la escotadura en la que se aloja el Ligamento Cruzado Anterior (LCA), el ligamento que en mayor medida contribuye a dar estabilidad a la rodilla, es más estrecha en las mujeres, de manera que son más proclives a la rotura. Un LCA roto hace que la articulación de la rodilla quede más inestable, lo que a su vez acelera el desgaste articular y favorece la aparición de artrosis prematura.

Factores hormonales

Los estrógenos, las hormonas femeninas por excelencia, tienen una influencia directa en la laxitud de los tejidos. Esto hace que las mujeres, por regla general, sean más flexibles que los hombres, lo que las hace más aptas para ciertos deportes, pero también las convierte en un blanco fácil para las lesiones de rodilla, ya que los tendones y ligamentos encargados de estabilizar la rodilla y sujetarla en momentos críticos como la carrera, los giros, los saltos… son más laxos y cumplen peor esta función.

Por otro lado, hay estudios que demuestran que el ciclo menstrual provoca cambios en la proliferación y en la síntesis de colágeno y fibroblastos, dos compuestos esenciales para dar consistencia, fuerza y tono a los tejidos. Asimismo, los anticonceptivos orales y la fase preovulatoria también tienen repercusiones en la laxitud muscular, lo que incrementa el riesgo de lesión.

Factores musculares

Por regla general, las mujeres tienen menor tono muscular por una mera cuestión fisiológica. Este hecho es especialmente relevante cuando se trata de los isquiotibiales, los cuádriceps y el glúteo medio, ya que estos músculos se encargan de dar estabilidad a la rodilla y de mantenerla alineada con la cadera y el resto del tronco. El hecho de tenerlos menos tonificados hace que la rodilla femenina sea más inestable y además esté más expuesta a torsiones y movimientos forzados que pueden acabar en lesión.

¿Cómo se puede contrarrestar el lastre de estas circunstancias? Los especialistas en Medicina Deportiva y entrenamiento deportivo apuestan por trabajar la propiocepción para mejorar la ergonomía, la carrera, el salto, etc., hacer estudios de biomecánica para mejorar la pisada y recomendar el mejor calzado y plantillas específicas para cada mujer y diseñar planes de entrenamiento que refuercen la musculatura implicada en la estabilidad y protección de la rodilla, como son los cuádriceps, los isquiotibiales y los glúteos.

Información obtenida de ‘Muy saludable‘.


microbiologist-1332376_960_720.jpg?fit=960%2C647&ssl=1

Son consideradas enfermedades raras aquellas que “afectan a menos de 5 de cada 10.000 habitantes”

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades raras están empezando a contar con un mayor apoyo por parte de la Comisión Europea para financiar las investigaciones de tratamientos y medicamentos. Dado que este tipo de enfermedades no afectan a la gran mayoría de población no se destinan a ellas tanto recursos como a otras que son más frecuentes.

Para que una enfermedad se considere rara, como bien indica la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER), debe afectar “a menos de 5 de cada 10.000 habitantes”. Con todo, según la OMS, “se estima que en España existen más de 3 millones de personas con enfermedades poco frecuentes”.

Una excelente iniciativa que ha tenido la página web diseasemaps es conseguir poner en contacto a personas con enfermedades raras para que no se sientan solas y puedan encontrar ayuda. Para ello, tan solo hay que teclear la enfermedad o, incluso, los síntomas para comprobar a qué otras personas les sucede lo mismo en España.

¿Qué enfermedades raras son las más comunes?

En la actualidad, existen muchas enfermedades raras que ha recogido ORPHANET, sin embargo, todas ellas aún se continúan investigando para poder realizar un listado completo de aquellas que son más comunes en España. Pues, como indica el Observatorio sobre las Enfermedades Raras (OBER), “en España sí se investiga en enfermedades raras, pero la información disponible está muy fragmentada”. Por esta razón, con la ayuda de FEDER y de ORPHANET, a continuación, exponemos algunas de las más comunes en nuestro país.

Tetralogía de Fallot

La Tetralogía de Fallot es una malformación cardíaca congénita en la que se produce una constricción en la válvula pulmonar que provoca una reducción del flujo de sangre. Además, la aorta en lugar de estar un poco desplazada a la derecha se sitúa justo encima de la comunicación ventricular. Todo esto ocasiona que el ventrículo derecho sufra una hipertrofia.

Es una enfermedad rara que combina diferentes lesiones y que “se produce en 1 de cada 30.000 nacimientos”. Suele diagnosticarse de manera precoz y el tratamiento quirúrgico y seguimiento posterior ha conseguido que la tasa de supervivencia se sitúe en el 85%.

Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA)

Esta es una enfermedad neurodegenerativa que no tiene cura. Se trata de una parálisis muscular que evoluciona de manera progresiva y que degenera las neuronas motoras, lo que causa disfagia, dificultades para hablar y rigidez en los músculos. Su desarrollo suele darse a los 60 años, aunque puede aparecer antes. Por lo general, la esperanza de vida es de 2 a 5 años.

Actualmente, hay tratamientos que permiten ralentizar la evolución de la enfermedad, pero no curarla. La Sociedad Española de Neurología (SEN) afirma que “Existen más de 3000 afectados de ELA en España”.

Miastenia gravis

La miastenia gravis es una enfermedad neuromuscular autoinmune crónica que provoca fatiga y debilidad muscular. Las personas con miastenia gravis pueden tener dificultades para hablar, comer e, incluso, respirar. Sin embargo, a pesar de que no tiene cura, las terapias existentes han conseguido que hasta el 90% de los pacientes logren una gran mejoría.

Como menciona la SEN, “Cada año se diagnostican en España unos 700 nuevos casos” de miastenia. Su reconocimiento temprano es imprescindible, aunque no siempre es fácil. Con todo, esta enfermedad puede causar una importante incapacidad.

Sensibilidad Química Múltiple (SQM)

Esta es otra de las enfermedades raras más comunes. Ante la exposición a un químico, aunque sea una dosis muy baja, pueden surgir problemas respiratorios, dolores de cabeza o fatiga, entre otros. Entre los compuestos que pueden provocar estas reacciones se encuentran las colonias, la lejía, el sol o, incluso, las ondas electromagnéticas.

Aunque todavía la OMS no reconoce esta enfermedad, existen diferentes opiniones sobre ella que complican el diagnóstico y tratamiento (dejar de exponerse a la sustancia que provoca las reacciones ya expuestas). Se estima que un “15% de la población general presentan mecanismos de respuesta excesiva frente a algunos estímulos químicos […]” y “En un 5% de casos estos procesos son claramente patológicos”.

Estas son algunas de las enfermedades raras más comunes en España, aunque existen muchas más. No obstante, habrá que esperar a que las investigaciones avancen para poder unir toda la información que, por el momento, aún está muy fragmentada.

Información obtenida de ‘20 Minutos



Reciente estudio confirma que quienes consumen hongos una o dos veces por semana tienen un riesgo 8% menor de desarrollarlo.


Los resultados del primer estudio de cohorte a largo plazo sobre más de 36.000 hombres durante décadas sugieren una asociación entre comer champiñones, setas y otros hongos y un menor riesgo de cáncer de próstata, según publican sus autores en la revista International Journal of Cancer.

El cáncer de próstata comienza cuando las células de la glándula prostática, una pequeña glándula con forma de nuez que produce el líquido seminal, comienzan a crecer. Es una de las formas más comunes de cáncer que afecta a los hombres, con más de 1,2 millones de casos nuevos diagnosticados en todo el mundo en 2018, y el riesgo aumenta con la edad.

Los hongos se usan ampliamente en Asia tanto por su valor nutricional como por sus propiedades medicinales.”Los estudios de laboratorio en probetas y organismos vivos han demostrado que los hongos tienen el potencial de prevenir el cáncer de próstata -señala Shu Zhang, profesor asistente de Epidemiología en el Departamento de Informática y Salud Pública de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Tohoku, en Japón-. Sin embargo, la relación entre el consumo de hongos y el cáncer de próstata en humanos nunca se ha investigado antes”.

“Hasta donde sabemos, este es el primer estudio de cohorte que indica el potencial preventivo del cáncer de próstata de los hongos a nivel de población -destaca Zhang-. Aunque nuestro estudio sugiere que el consumo regular de hongos puede reducir el riesgo de cáncer de próstata, también queremos enfatizar que comer una dieta saludable y equilibrada es mucho más importante que llenar su cesta de la compra con hongos“.

Menor riesgo de desarrollar cáncer de próstata

Para este estudio, los investigadores analizaron dos cohortes con un total de 36.499 hombres entre las edades de 40 y 79 años en Miyagi y Ohsaki (Japón), desde 1990 y 1994, respectivamente, con una duración del seguimiento para la cohorte Miyagi de 24,5 años), y de 13,25 años en el caso de la cohorte Ohsaki. Se les pidió a los hombres que completaran un cuestionario relacionado con sus elecciones de estilo de vida, como el consumo de hongos y otros alimentos, actividad física, hábitos de fumar y beber, así como que proporcionaran información sobre su educación y antecedentes familiares y médicos.

El seguimiento a largo plazo de los participantes indicó que el consumo de hongos de forma regular reduce el riesgo de cáncer de próstata, y fue especialmente significativo en hombres de 50 años o más y en aquellos cuya dieta consistía principalmente en carne y productos lácteos, con un consumo limitado de frutas y verduras.

También el análisis estadístico de los datos (utilizando el modelo de riesgos proporcionales de Cox) indicó que el consumo regular de hongos estaba relacionado con un menor riesgo de cáncer de próstata, independientemente de la cantidad de frutas y verduras, o de carne y productos lácteos. De los participantes, el 3,3% desarrolló cáncer de próstata durante el período de seguimiento. Los participantes que consumieron hongos una o dos veces por semana tenían un riesgo 8% menor de desarrollar cáncer de próstata, en comparación con los que comieron hongos menos de una vez por semana.

Según Zhang, “los hongos son una buena fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes, especialmente L-ergotioneina”, que se cree que mitiga el estrés oxidativo, un desequilibrio celular resultante de una dieta pobre y elecciones de estilo de vida y exposición a toxinas ambientales que pueden conducir a una inflamación crónica que es responsable de enfermedades crónicas como el cáncer.

Información obtenida en ‘20 Minutos‘.


logo-centro-medico-el-eden

Centro Médico El Edén

C/Alcántara, 33 Totana 30850 Murcia

Teléfono: +34 968-420-766

Copyright by Lorca Comunicación @ 2019. Todos los derechos reservados.